fbpx

Varroosis de las abejas: una nueva cepa del hongo Metarhizium resulta más eficaz contra el ácaro

La evolución dirigida del hongo mejoró su actividad como agente de biocontrol

A diferencia de otras cepas de Metarhizium, la nueva cepa puede sobrevivir en los ambientes cálidos comunes en las colmenas de abejas, que generalmente tienen una temperatura de alrededor de 35º C.

Metarhizium brunneum es un hongo común, presente en los suelos de todo el mundo, que podría proporcionar un método libre de químicos para erradicar Varroa destructor, el devastador parásito de las abejas considerado como la mayor amenaza para la apicultura en todo el mundo. Varroa destructor es un ácaro ectoparásito que afecta a las abejas en todos sus estadios de desarrollo, causando una alta mortandad de colonias de abejas.

Varios hongos entomopatógenos presentan la capacidad de destruir el ectoparásito. Sin embargo, su eficacia suele estar limitada por la susceptibilidad de las cepas a la temperatura, la radiación ultravioleta, el pH u otros factores abióticos. Esta susceptibilidad al estrés ambiental acorta la duración del tratamiento y reduce el control general de la plaga obtenido con cada aplicación. El aumento de la tolerancia de los bioplaguicidas microbianos a los factores abióticos se reconoce como un paso de transformación elusivo pero clave si se quiere que encuentren un uso más amplio.

El ciclo de vida de Varroa se desarrolla en el interior de la colmena. Se alimenta de abejas melíferas adultas e inmaduras al perforar el exoesqueleto y consumir tejidos a través de la digestión extraoral. La alimentación de Varroa debilita a las abejas, pero también transporta algunos de los virus más destructivos de las abejas.

Si no se trata, las colonias infectadas por Varroa tienen una vida útil esperada de 1 a 3 años. Además, es más probable que las abejas infectadas con Varroa se desplacen a las colonias vecinas, introduciendo el parásito y los virus asociados a las colonias no infectadas. Esto es especialmente problemático para las abejas en entornos de polinización comercial donde miles de colmenas de diferentes apicultores y ubicaciones se apiñan estacionalmente en huertos y campos agrícolas.

Actualmente, los apicultores dependen en gran medida de los acaricidas químicos para controlar la Varroa a pesar de los peligros que estos productos químicos representan para las abejas y los problemas actuales con la resistencia química de los ácaros.

Para aumentar la termotolerancia de Metarhizium se aplicaron técnicas de evolución dirigida y luego selección a campo. Esto resultó en cepas que son más capaces de sobrevivir en las condiciones de la colmena y de controlar Varroa que las cepas parentales. Las pruebas de campo con Metarhizium mostraron que el hongo era capaz de controlar los ácaros, a veces con resultados comparables a los acaricidas químicos comúnmente utilizados.

Las esporas de Metarhizium germinan, perforan el ácaro y proliferan, matándolo de adentro hacia afuera. Las abejas tienen una alta inmunidad contra las esporas, por lo que es una opción segura para los apicultores.

Estos resultados revelan la plasticidad de Metarhizium como agente de control biológico y demuestran que se pueden crear y seleccionar nuevos fenotipos beneficiosos con una combinación de evolución dirigida en el laboratorio y selección a campo.

Actualmente, es necesaria la aprobación de la  US Environmental Protection Agency para que la nueva cepa de Metarhizium pueda ser usada en las colmenas agrícolas en EE. UU.