fbpx

Vacunación por inhalación

Esta vía de administración podría inducir una fuerte respuesta inmune en los pulmones.

Muchos virus infectan a sus hospedadores a través de superficies mucosas, como el revestimiento del tracto respiratorio.

La administración de vacunas directamente a los pulmones puede estimular la respuesta inmunitaria a las infecciones respiratorias o al cáncer de pulmón, según un estudio de investigadores del MIT (Massachusetts Institute of Technology) .

El trabajo demuestra que se puede inducir una fuerte respuesta de las células T de memoria en los pulmones administrando una vacuna de péptidos unida a la proteína albúmina, presente de forma natural en el moco. Unir una vacuna de péptidos a la proteína albúmina, ayudó a que los péptidos se acumularan en los ganglios linfáticos, donde activaron una fuerte respuesta de las células T.

El ensayo se realizó en ratones inoculados por vía intratraqueal, semejante a la inhalación, a los que se les administró la vacuna modificada, y se comparó la respuesta con la obtenida por administración subcutánea.

Los investigadores encontraron que la vía intratraqueal generaba un aumento de 25 veces en las células T de memoria en los pulmones de los ratones, en comparación con la inyección de la vacuna modificada con albúmina en un sitio muscular lejos de los pulmones.

La mayoría de las vacunas se administran mediante una inyección en el tejido muscular. Sin embargo, la mayoría de las infecciones virales ocurren en superficies mucosas como los pulmones y el tracto respiratorio superior, el tracto reproductivo o el tracto gastrointestinal. Las vacunas administradas en el músculo pueden provocar inmunidad en las superficies mucosas, pero si se vacuna a través de la superficie mucosa, se tiende a obtener una protección más fuerte en ese sitio.

Además de proteger contra los patógenos que infectan los pulmones, estos tipos de vacunas inhaladas también podrían usarse para tratar el cáncer que hace metástasis en los pulmones o incluso prevenir que el cáncer se desarrolle.

Tratando de demostrar esa teoría, también probaron una vacuna de las mucosas contra el cáncer. En ese caso, utilizaron un péptido que se encuentra en las células del melanoma para inmunizar a los ratones. Cuando los ratones vacunados se expusieron a células de melanoma metastásico, las células T en los pulmones pudieron eliminarlas. Los investigadores también demostraron que la vacuna podría ayudar a reducir los tumores pulmonares existentes.

Este tipo de respuesta local podría hacer posible el desarrollo de vacunas que evitarían la formación de tumores en órganos específicos, al dirigirse a antígenos que se encuentran comúnmente en las células tumorales. La estrategia también podría ser útil para crear vacunas mucosas contra otros virus como el VIH, la influenza o el SAR-CoV-2.