fbpx

Usando medicina de precisión se identificó un diurético en uso como candidato para el tratamiento del Alzheimer

La bumetanida podría ensayarse en las personas con riesgo genético de la enfermedad de Alzheimer

Una píldora diurética oral comúnmente disponible aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) de EE. UU. puede ser un candidato potencial para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer para aquellos que están en riesgo genético, según los hallazgos publicados en Nature Aging.

La investigación mostró que quienes tomaron bumetanida, un diurético potente y de uso común, tuvieron una prevalencia significativamente menor de la enfermedad de Alzheimer en comparación con quienes no tomaron el medicamento.

El estudio, financiado por el National Institute on Aging (NIA), parte de los National Institutes of Health (NIH), reañizó el análisis a través de la medicina de precisión, enfocado en las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad debido a su composición genética.

El equipo de investigación analizó información obtenida de bases de datos de muestras de tejido cerebral y medicamentos aprobados por la FDA, realizó experimentos con células humanas y en ratones y exploró estudios de población humana, logrando identificar la bumetanida como un fármaco candidato líder que podría reutilizarse para tratar el Alzheimer. Realizaron un cribado computacional de reutilización de fármacos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer relacionado con la apolipoproteína E4 (APOE4).

Uno de los factores de riesgo genético más importante para el Alzheimer de aparición tardía es una forma del gen de la apolipoproteína E llamado APOE4. Teniendo en cuenta esa información, los investigadores analizaron datos derivados de 213 muestras de tejido cerebral e identificaron la expresión del gen de Alzheimer, los niveles de expresión de los genes y el encendido o apagado, específico para los operadores de APOE4.

A continuación, compararon las firmas de Alzheimer específicas de APOE4 con las de más de 1300 medicamentos aprobados por la FDA. Surgieron cinco medicamentos con una firma de expresión genética que los investigadores creían que podrían ayudar a neutralizar la enfermedad. El candidato más fuerte fue la bumetanida, que se usa para tratar la retención de líquidos causada a menudo por problemas médicos como enfermedades cardíacas, renales y hepáticas.

Los investigadores validaron los descubrimientos basados ​​en datos probando bumetanida tanto en modelos de ratón de Alzheimer como en neuronas humanas derivadas de células madre pluripotentes inducidas. Los investigadores encontraron que el tratamiento de ratones que expresaban el gen APOE4 humano reducía los déficits de aprendizaje y memoria. Los efectos neutralizantes también se confirmaron en los modelos basados ​​en células humanas, lo que llevó a la hipótesis de que las personas que ya toman bumetanida deberían tener tasas más bajas de Alzheimer.

Para probar esto, el equipo redujo los conjuntos de datos de registros de salud electrónicos de más de 5 millones de personas a dos grupos: adultos mayores de 65 años que tomaron bumetanida y un grupo compatible que no tomó bumetanida. El análisis mostró que aquellos que tenían el riesgo genético y tomaron bumetanida tenían una prevalencia de la enfermedad de Alzheimer entre un 35% y un 75% menor en comparación con aquellos que no tomaban el medicamento.

APOE ε4 aumenta el riesgo de enfermedad de Alzheimer y también se asocia con una edad más temprana de inicio de la enfermedad. Tener uno o dos alelos APOE ε4 aumenta el riesgo de desarrollar Alzheimer. Aproximadamente el 25 % de las personas lleva una copia de APOE ɛ4, y del 2 al 3 % lleva dos copias.

Esta investigación subraya el valor de las tácticas basadas en big data combinadas con enfoques científicos más tradicionales para identificar medicamentos existentes aprobados por la FDA como candidatos para la reutilización de medicamentos para tratar la enfermedad de Alzheimer.