fbpx

Una técnica prometedora para disminuir la resistencia a antimicrobianos en la industria avícola

Investigadores del Agricultural Research Service (ARS) de EE. UU. desarrollaron camas reutilizables que redujeron las bacterias resistentes a los antibióticos

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) es una de las mayores amenazas para la salud de los seres humanos y los animales en todo el mundo. Solo en 2019, casi 5 millones de personas murieron a causa de infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos.

Científicos del Agricultural Research Service (ARS) de EE. UU. han adoptado el enfoque “One Health” para combatir el flagelo de la RAM. El concepto “One Health” reconoce que la salud de los humanos, los animales y el medio ambiente están fuertemente conectados y que reducir el desarrollo de bacterias RAM requiere un enfoque multifacético.

La preocupación por el incremento de la RAM ha llevado a los sistemas de producción avícola del mundo a reducir significativamente el uso de antibióticos.

Muchos de los pollos de engorde producidos en Estados Unidos se crían bajo programas libres de antibióticos. Sin embargo, aún así se detectan bacterias resistentes a los antimicrobianos.

Para mejorar esta situación, el ARS desplegó un equipo dirigido por Ade Oladeinde, un microbiólogo del U.S. National Poultry Research Center, Athens, Georgia.

Un cuello de botella importante para la investigación de la RAM fue la falta de herramientas de investigación precisas. El equipo desarrolló una herramienta de alto rendimiento para identificar todos los genes RAM comúnmente asociados con la producción avícola, una herramienta bioinformática para analizar las secuencias del genoma bacteriano y también mejoró una herramienta de secuenciación de DNA para identificar las especies bacterianas que propagan la RAM dentro del microbioma del pollo.

También desarrollaron microcosmos o miniambientes de cama para pollos de engorde para simular un gallinero. Los pollitos infectados con la bacteria Salmonella Heidelberg se criaron con virutas de pino frescas o cama reutilizada (un entorno complejo formado por virutas de pino en descomposición, heces, ácido úrico, plumas y alimento) durante 14 días.

Un examen del contenido intestinal mostró una diferencia significativa notable. Más del 37,5% de las muestras de pollitos en cama fresca adquirieron resistencia a tres antibióticos: gentamicina, tetraciclina y estreptomicina. Por el contrario, ningún pollito criado con cama reutilizada había adquirido esas resistencias.

Se encontraron genes de resistencia a antibióticos en plásmidos, estructuras genéticas que pueden replicarse independientemente del cromosoma y transmitirse entre bacterias. También se descubrió que el microbioma intestinal de los pollos criados con virutas de pino frescas difería significativamente del microbioma de los pollos criados con cama reutilizada.

Juntos, los resultados sugieren que las poblaciones bacterianas de la cama reutilizada podrían proporcionar resistencia contra la transferencia de plásmidos multirresistentes a Salmonella. Esto indica que el material de cama juega un papel crítico en el control del nivel de patógenos RAM.

Contrariamente a lo esperado, los resultados muestran que es más beneficioso para los pollos y la seguridad alimentaria reutilizar la cama, lo que revela el poder del microbioma.