fbpx

Un nuevo tratamiento oral para el COVID-19

El antiviral presentado por Pfizer es similar a un medicamento utilizado exitosamente en la lucha contra el SIDA

Un nuevo tratamiento oral para el tratamiento temprano de la infección por el SARS-CoV-2 parece haber obtenido resultados altamente satisfactorios. Los resultados de un ensayo de fase 2/3 en pacientes de alto riesgo con una nueva droga contra COVID-19 fueron informados por Pfizer.

Un régimen de píldoras de 5 días se administró para tratar infecciones tempranas con SARS-CoV-2. En un ensayo que se detuvo antes de tiempo por un grupo de monitoreo externo debido a los resultados prometedores, el compuesto experimental de la compañía redujo las hospitalizaciones en un 89% entre los tratados dentro de los 3 días posteriores al inicio de los síntomas, y casi el mismo porcentaje entre las personas que comenzaron a tomar las píldoras dentro de los 5 días.

El antiviral de Pfizer es un inhibidor de proteasa, similar al medicamento que se emplea con éxito en la lucha contra el HIV, el virus que produce el SIDA, y tiene un historial de seguridad conocido. El antiviral podría servir para prevenir los síntomas graves de COVID-19 y ayudar a los pacientes a eliminar el virus más rápidamente, lo que también reduciría la transmisión.

El tratamiento de Pfizer, Paxlovid, consta de dos medicamentos distintos: el inhibidor de la proteasa SARS-CoV-2 diseñado por Pfizer, conocido como PF-07321332, y ritonavir, un fármaco contra el HIV que aumenta la eficacia del PF-07321332. El ritonavir protege al PF-07321332, actúa como un a droga de sacrificio, al ser degradado primero por el organismo, asegurando así que suficiente PF-07321332 no degradado llegue al virus y pueda bloquear la acción de una enzima vital como lo es la proteasa, evitando que el SARS-CoV-2 haga copias de sí mismo.

En el ensayo informado se probó el medicamento en aproximadamente 1200 personas no vacunadas. Según los resultados presentados, solo tres (0,8%) de las 389 personas con COVID-19 confirmado que tomaron su terapia antiviral en 3 días fue hospitalizado, en comparación con 27 (7%) de 385 en el grupo placebo. Diez de los pacientes que recibieron el placebo murieron posteriormente, ninguno de los tratados lo hizo.

Administrar antivirales a las personas dentro de los 3 días posteriores al diagnóstico puede ser complicado y las cohortes del ensayo formaban parte de un grupo más grande que comenzó la terapia dentro de los 5 días posteriores a los síntomas. Allí, seis (1%) de los 607 que tomaron el antiviral fueron hospitalizados, frente a 41 (6,7%) de los 612 en el grupo placebo.

Además de no estar vacunados, todos los participantes tenían al menos una comorbilidad como diabetes o enfermedad pulmonar, que los ponía en mayor riesgo de sufrir COVID-19 grave. El trabajo aún no ha sido revisado ni publicado por pares y deberá contar con una autorización de uso de emergencia para el tratamiento en los Estados Unidos y en otros lugares lo antes posible.

La droga candidata de Pfizer actúa dentro de la célula infectada en las primeras etapas del ciclo de vida del virus. Muchos inhibidores de la proteasa están aprobados para el tratamiento del HIV y este tipo de compuestos se conoce hace 20 años. Una versión del compuesto fue diseñada en 2003 para bloquear una proteasa en el coronavirus que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), un virus cercano al SARS-CoV-2.

El régimen también se estaría probando en dos ensayos adicionales. Uno en personas que tienen un riesgo estándar de desarrollar COVID-19 grave, incluidas aquellas que están vacunadas; el otro como terapia preventiva para las personas que han tenido un miembro de su hogar positivo en la prueba del virus.

La llegada de los antivirales orales podría cambiar la trayectoria futura de la pandemia.