fbpx

Un foco de rinoneumonitis equina en Europa que disparó alertas en Argentina

El SENASA amplió los requisitos para el ingreso de equinos al país.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España comunicó la ocurrencia de un brote de rinoneumonitis equina por Herpesvirus equino tipo 1 (HVE1) en un centro hípico de Valencia, lo que condujo a reforzar las medidas para proteger la situación sanitaria de nuestro país.

Según el comunicado oficial español, el brote afecta a decenas de caballos presentes en un centro hípico valenciano, por lo cual se han suspendido las actividades ecuestres en la región, en muchos casos por iniciativa directa de las asociaciones ecuestres.

Si bien la enfermedad se encuentra presente en nuestro país, ante el comportamiento atípico de esta cepa viral por las manifestaciones clínicas reportadas, el SENASA solicitó por vías oficiales información epidemiológica a las autoridades sanitarias de los países afectados, así como el cumplimiento de requisitos adicionales para las exportaciones de equinos y reforzó los controles post-ingreso, a fin de prevenir el ingreso a nuestro país de la cepa notificada.

Durante lo que va del año solo ingresaron a la Argentina cuatro equinos procedentes de Europa en dos remesas, los cuales superaron favorablemente los controles post-ingreso oficiales sin presentar signos clínicos.

Todos los equinos que ingresan a la Argentina, ya sea en forma definitiva o temporal, deben cumplir los requisitos sanitarios establecidos en las resoluciones Mercosur N° 8/2018 o 9/2018, respectivamente.

Dentro de las mencionadas exigencias, el país exportador debe certificar que los animales proceden de establecimientos que no fueron sometidos a restricciones sanitarias durante los últimos noventa días previos al embarque. Asimismo, todos los animales a exportar deben cumplir un periodo de aislamiento o cuarentena pre-exportación bajo supervisión oficial en el país de origen por un período mínimo de catorce días y, en el momento del embarque, deben ser examinados para certificar la ausencia de signos clínicos de enfermedades trasmisibles.

Para el caso de los países afectados, además de lo mencionado, se debe realizar una prueba diagnóstica que descarte la presencia del virus en la remesa a exportar y una certificación adicional de ausencia de casos en el predio de origen.

Los animales afectados pueden manifestar signos respiratorios, neurológicos y abortos en yeguas preñadas. Se trasmite a otros caballos a través del contacto cercano y la tos. No es zoonótica ni afecta a otras especies animales.