fbpx Le Prix De Cialis en France Cuál Es La Mejor Viagra O Cialis Farmacia Meritxell Cialis

Segunda dosis de vacuna mRNA reforzaría también la inmunidad no específica

Más allá de las respuestas en anticuerpos y células T, la vacuna Pfizer COVID-19 provocaría una fuerte respuesta inmune innata

La primera respuesta en una infección la asume la inmunidad innata, muy rápida, donde participan células y moléculas que intervienen frenando la invasión por mecanismos poco específicos. Pero a diferencia de la inmunidad adaptativa, esta parte del sistema inmunitario no tiene mecanismos de memoria; teóricamente, la respuesta es siempre la misma ante sucesivas infecciones.

Se ha demostrado que las vacunas a mRNA generan una fuerte respuesta inmunitaria adaptativa, específica, con la formación de anticuerpos y células T contra el virus. Sin embargo, poco se sabe sobre cómo las vacunas mRNA estimulan los mecanismos de la llamada inmunidad innata.

Varios grupos de investigación están buscando respuestas a los interrogantes sobre el conjunto de mecanismos que se ponen en marcha al inmunizar con mRNA modificado inmerso en una nanopartícula lipídica. En un estudio publicado en Nature, los investigadores adoptaron un enfoque holístico, llamado vacunología sistémica, para ver cómo la vacuna de mRNA de Pfizer activa el sistema inmunológico; encontraron que además de inducir anticuerpos y células T contra el virus, la segunda inyección aumenta una respuesta inmune inespecífica de acción rápida.

Para el estudio se analizaron las respuestas inmunitarias innatas y adaptativas de 56 voluntarios sanos que fueron vacunados con la vacuna de mRNA de Pfizer-BioNTech (BNT162b2). El equipo analizó las muestras para ver cómo la vacuna estaba afectando todos los aspectos de la respuesta inmune más allá de la actividad prolongada de las células T y B.

Como era de esperar, la vacuna de mRNA de Pfizer indujo una respuesta de anticuerpos neutralizantes muy robusta y una importante respuesta de células T CD4 y CD8 polifuncionales específicas de antígeno después de la segunda dosis. Estas respuestas se acentuaron después de la inmunización secundaria.

Pero la segunda dosis también estimuló una respuesta inmune innata notablemente mejorada en comparación con la vacunación primaria, evidenciada por una mayor frecuencia de monocitos inflamatorios del tipo intermedio, una mayor concentración de una citoquina llamada interferón gama (IFNγ) en plasma y una serie de marcadores de la inmunidad innata antiviral presentes en diferentes tipos de células. La concentración plasmática de IFNγ fue 11,3 veces mayor en el día 22 con respecto al día 1.

Estos datos sugirieron que la vacunación con BNT162b2 indujo una respuesta inmune innata aumentada después de la inmunización secundaria en relación con la inmunización primaria. Por lo tanto, los resultados proporcionan un modelo en el que la “retroalimentación de citocinas” mejoraría las respuestas inmunitarias innatas que ocurren luego de la segunda dosis.

Qué tipo de células proporcionan o no esta retroalimentación es el próximo paso de esta investigación. Los linfocitos NK o natural killer (asesinos naturales), los linfocitos T de memoria residentes en los tejidos o las células linfoides innatas (innate lymphoid cells o lLC) en el sitio de vacunación o el drenaje de los tejidos linfoides podrían ser fuentes potenciales del IFNγ circulante inducido rápidamente.

El estudio revela la amplia complejidad de las respuestas inmunitarias que provocan las vacunas y plantea la posibilidad de que esta vacuna pueda proporcionar protección inmunitaria, no solo a través de anticuerpos y células altamente especializadas, sino quizás a través de una combinación con mecanismos de la inmunidad innata.

La inmunidad innata no se ha asociado con la memoria inmunológica, por lo que la autorización de uso de emergencia de dos vacunas de mRNA en menos de un año desde la aparición del SARS-CoV-2 no ha permitido aún una evaluación profunda de su impacto en la totalidad del sistema inmunitario, a pesar de que muchas células inmunes innatas tienen poderosas defensas antivirales, especialmente cuando se activan mediante la proteína de señalización IFNγ.

Por lo tanto, la vacunación podría imprimir un estado antiviral más amplio, quizás contra otros virus. Estos resultados refuerzan la necesidad de la segunda dosis, o la vacunación luego de haberse infectado con SARS-CoV-2.


Sitemap