fbpx

Veinte millones de niños en el mundo no recibieron vacunas vitales

En sarampión, difteria y tétanos, las tasas de vacunación son del 86%.

Veinte millones de niños en todo el mundo –más de 1 de cada 10– no recibieron en 2018 vacunas vitales contra el sarampión, la difteria y el tétanos, según los nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF.

A nivel mundial, la cobertura de inmunización con tres dosis de la vacuna contra la difteria, tétanos y tos ferina (DTP3), y una dosis de la vacuna contra el sarampión, se ha estancado desde 2010 en alrededor del 86%. Aunque esta cifra es elevada, no es suficiente. Se necesita una cobertura del 95% a escala mundial –que abarque a los países y las comunidades– para garantizar la protección contra los brotes de estas enfermedades que pueden prevenirse con vacunas.

La mayoría de los niños no vacunados viven en los países más pobres, y un número desproporcionado se encuentra en estados frágiles o afectados por conflictos. Casi la mitad viven en sólo 16 países: Afganistán, Chad, Etiopía, Haití, Iraq, Malí, Níger, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Siria, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Yemen.

En 2018 se registraron casi 350.000 casos de sarampión en todo el mundo, más del doble que en 2017. Debido a que el sarampión es muy contagioso, un brote indica que las comunidades están dejando de recibir las vacunas debido al acceso, los costos o, en algunos lugares, la autocomplacencia.

Ucrania encabeza una lista diversa de países con la tasa de incidencia de sarampión más alta registrada en 2018. Le siguen la República democrática del Congo, Madagascar, Liberia, Somalia, Serbia, Georgia, Albania, Yemen y Rumania.

En cuanto a las Américas, en el 2016, tras efectuar una vacunación masiva durante veintidós años contra el sarampión, fue declarada por la OMS libre de la enfermedad.

Sin embargo, el sarampión volvió en el 2017 y 2018. La Organización había señalado que el virus seguía activo alrededor del planeta, lo que comportaba el riesgo de la aparición de nuevos brotes en la región.

En 2017 cuatro países de la región notificaron casos de sarampión: Argentina, Canadá, Estados Unidos y Venezuela. Y en el 2018, Brasil tuvo la mayor cantidad de casos (10.262), le siguieron Venezuela (5.643), Estados Unidos (349), Colombia (188), Perú (38), Canadá (28), Chile (23), Ecuador (19), Argentina (14), México (5), Antigua y Barbuda (1) y Guatemala (1). 

Según los datos preliminares de la OMS, el sarampión aumentó alrededor del 300% a nivel mundial en los primeros tres meses de 2019, en comparación con el mismo período del año pasado, con un aumento considerable en todas las regiones del mundo.

También existe preocupación por los casos en Europa al cuadriplicarse la enfermedad entre 2016 y 2017, con 34.000 casos en los primeros dos meses del 2019, situación que aumenta el riesgo de importación de casos en las Américas. Cabe recordar que, en la mayoría de los países europeos, la vacunación no es obligatoria, aunque muchos están revisando su legislación al respecto.

Por su parte, EE UU sufre este año el mayor número de casos en 25 años, con 1123 infectados hasta el 11 de julio, cuando en el año 2000 se la había considerado erradicada. Gran parte del resurgimiento del virus del sarampión en los países desarrollados se debe al avance del movimiento antivacunas.