fbpx

Se detectó una nueva variante del virus Hendra en caballos australianos

El hallazgo alertó sobre el riesgo de propagación del virus de los caballos y sus cuidadores a otros humanos

Una nueva variante del virus Hendra ha sido identificada como la causa de enfermedad fatal en los caballos australianos y del riesgo de propagación del virus a los humanos.

Un segundo caso de la variante fue confirmado por el New South Wales Department of Primary Industries de New South Wales, cerca de Newcastle, en octubre de 2021.

El virus Hendra circula entre los zorros voladores y es fatal para los caballos y los humanos. Todas las especies de zorros voladores en Australia son capaces de infectarse con el virus y pueden transmitirlo a los humanos a través de la infección indirecta de los animales domésticos.

Los zorros voladores son una especie protegida, fundamental para el medio ambiente porque polinizan los árboles nativos y esparcen semillas. Los zorros voladores transmiten el virus a los caballos a través de la exposición a fluidos cargados de virus, como la orina, cuando los caballos pastan cerca o debajo de los árboles con murciélagos. Desde 1994 ha habido siete casos humanos, cuatro de los cuales fueron fatales, y todos habían estado expuestos a caballos infectados con Hendra.

La detección de la nueva variante se debió a un esfuerzo de siete años para crear una red de veterinarios, biólogos moleculares y virólogos con el objetivo de detectar nuevos virus en especies domésticas, que se ha denominado red “One-Health“. Esta red también incluía investigadores con base en los Estados Unidos.

El programa Horses as Sentinels, dirigidu por la University of Sydney y la agencia científica nacional de Australia, CSIRO, lideró la detección de la nueva variante del virus Hendra, integrando múltiples disciplinas de investigación para monitorear cualquier riesgo de enfermedad emergente. Participaron la Sydney School of Veterinary Science, el Sydney Institute for Infectious Diseases, la Faculty of Medicine and Health, y el Department of Agriculture, Water and the Environment, EpidemiologyOne Health Section.

La nueva variante del virus es lo suficientemente diferente como para evitar las pruebas y exámenes de rutina establecidos. La nueva variante del virus Hendra se encontró en una muestra de laboratorio de un caballo de Queensland que murió de forma inexplicable en septiembre de 2015. Las pruebas de detección y diagnóstico de rutina para Hendra no pudieron confirmar ningún diagnóstico, ya que fueron diseñadas para detectar cepas del virus Hendra ya conocidas. Las muestras se almacenaron y recién en 2021, utilizando secuenciación de próxima generación, el equipo confirmó que la causa de la muerte del caballo de Queensland era una variante de Hendra previamente no reconocida

Sin embargo, los hallazgos científicos respaldan que la vacuna equina actual será igualmente efectiva contra esta cepa, lo que significa que se puede mitigar de manera confiable el riesgo para la salud humana a través de la inmunización de los caballos.

La nueva variante se detectó cerca de Newcastle, en el centro de Nueva Gales del Sur. La investigación con estos hallazgos se publicó en Emerging Infectious Diseases.

La historia del descubrimiento sirve como estudio de caso sobre cómo los programas de vigilancia de enfermedades son cruciales para detectar enfermedades emergentes. Esto incluye examinar áreas y escenarios donde es probable que nuevos virus y enfermedades emergentes entren en contacto con animales domésticos y humanos susceptibles, como los veterinarios.