fbpx

Nueva Zelanda endurece las reglas para combatir Salmonella Enteritidis en pollos y huevos

Se detectó por primera vez en un brote en 2019. Nunca antes se había detectado Salmonella Enteritidis en la industria avícola de Nueva Zelanda

Los reguladores de Nueva Zelanda han endurecido las reglas para que el sector del pollo intente abordar un tipo de Salmonella relacionada con enfermedades humanas.

Las nuevas reglas entraron en vigor a principios de este mes e intentan controlar la Salmonella Enteritidis en las operaciones de cría de pollos, criaderos, criadores, pollos de engorde y puesta de huevos en Nueva Zelanda.

Ha habido más de 110 casos de Salmonella Enteritidis desde enero de 2019 y 48 de enero a julio de este año. La cepa del brote se ha identificado en aves de corral y granjas de huevos.

Se detectó por primera vez hace dos años en un brote vinculado a un restaurante en la región de Auckland. Desde 2019, se ha asociado con otros cuatro brotes.

Se tomaron medidas en respuesta a las recientes pruebas positivas de Salmonella Enteritidis en varias granjas avícolas de Nueva Zelanda y se aplica a todos los operadores dentro de la cadena de suministro de pollo.

El objetivo es mitigar los riesgos fortaleciendo los controles, verificaciones y niveles de prueba actuales. La orden se aplica por seis meses y no cubre otras aves de corral o huevos para granjas con 100 o menos gallinas ponedoras que venden directamente a los consumidores.

En este período, según directivas de la New Zealand Food Safety (NZFS), los operadores deben tomar medidas que incluyen comenzar las pruebas luego del nacimiento; crear e implementar un plan de control de Salmonella Enteritidis; encontrar un laboratorio, tomar muestras y realizar pruebas; además de tener una visita de verificación. El muestreo incluye pruebas ambientales de botas, polvo y heces, así como cobertizos vacíos, pero no huevos.

El programa de pruebas incluyó 20 instalaciones de puesta de huevos y cinco criadores de pollos que, en conjunto, representan el 80 por ciento de los huevos de mesa de la industria. La intención era contener y luego eliminar la Salmonella Enteritidis de las granjas afectadas. Las aves de carne y ponedoras afectadas han sido sacrificadas.

La infección por Salmonella es una enfermedad transmitida por alimentos (ETA). Los síntomas que incluyen diarrea y calambres estomacales suelen aparecer de 6 a 72 horas después de infectarse. Una buena higiene puede ayudar a detener su propagación.

Cualquiera puede contraer Salmonella, pero los bebés, las personas mayores y las personas cuya inmunidad está comprometida tienen mayor riesgo. Los viajeros a países en desarrollo donde el saneamiento y la higiene de los alimentos pueden ser menos estrictos, los trabajadores agrícolas, los trabajadores del procesamiento de carne y aquellos que manipulan carne cruda pueden tener más probabilidades de estar expuestos a la bacteria.

Nunca antes se había detectado Salmonella Enteritidis en la industria avícola de Nueva Zelanda. Esto ha sido un verdadero shock para la industria, que está implementando a través de un esquema gubernamental obligatorio medidas para eliminar los focos y garantizar con pruebas del más alto nivel que los consumidores estén protegidos.