fbpx

Nueva variante del SARS-CoV-2 detectada en el Reino Unido

La nueva cepa sería más fácilmente trasmisible.

Una nueva variante del SARS-CoV-2 se ha implantado rápidamente en el Reino Unido, en especial en el sur de Inglaterra.

A fines de septiembre se detectó el linaje por primera vez y se observó que podía propagarse más rápido. Hasta el 13 de diciembre, se habían identificado 1.108 casos de COVID-19 con la nueva variante, predominantemente en el sur y este de Inglaterra.

La variante VUI – 202012/01 tiene 17 mutaciones, la mayoría en el segmento del genoma del virus que codifica la proteína spike o de pico que rodea al virus y le permite unirse a los receptores celulares e infiltrarse en las células. Se ha identificado dentro de un linaje B.1.1.7 que representa una proporción cada vez mayor de casos en algunas partes de Inglaterra.

Tres de estas mutaciones tienen efectos biológicos potenciales que se han descrito anteriormente en diversos grados. La mutación N501Y se ha identificado como produciendo mayor afinidad de unión al receptor ACE2 humano. Una deleción en las posiciones 69-70 de la proteína spike se ha relacionado con la evasión de la respuesta inmunitaria humana, pero también se ha asociado con otros cambios del receptor ACE2. La mutación P681H es inmediatamente adyacente al sitio de escisión de la furina, una ubicación conocida de importancia biológica.

La nueva cepa no parece causar casos más graves de COVID-19, pero sí tendría mayor contagiosidad. El gobierno anunció que ante la duplicación de casos de Covid-19 en Londres, donde el 60 por ciento de los casos son atribuibles a la nueva cepa VUI-202012/01, se restringirán las medidas de aislamiento. Los últimos datos indicarían que se propaga hasta un 70% más rápido, según expresó el Secretario de Salud, Matt Hancock .

Hace unos meses, la variante 614G, que contiene una mutación de la proteína spike, superó a la variante original china 614D en la mayoría de los países, hecho que se asoció a su mayor transmisibilidad. Más recientemente surgió otra variante, denominada Cluster 5 o ΔFVI-spike, que generó preocupación por su trasmisión entre especies. Su aparición en granjas de visones de Europa y EE. UU., llevó al sacrificio de millones de visones para evitar que se propagara a los humanos.

Hasta el momento no se habría detectado ninguna cepa de SARS-CoV-2 con mutaciones que puedan disminuir la eficacia de las vacunas, según las opiniones vertidas hasta el momento por los investigadores.