fbpx

Necesidad urgente de una vacuna contra los estreptococos del grupo B para prevenir la infección neonatal

Nuevas cifras de la OMS revelan que la bacteria es responsable de 150.000 muertes de bebés en todo el mundo cada año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido el desarrollo urgente de vacunas contra el estreptococo del grupo B (Group B Streptococcus /GBS), ya que nuevas cifras revelan que la bacteria es responsable de 150.000 muertes de bebés en todo el mundo cada año.

El informe de la OMS y la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM) dice que la bacteria está relacionada con 46.000 mortinatos al año y más de medio millón de partos prematuros. También puede causar discapacidad a largo plazo.

Los países en desarrollo soportan la mayor carga de infecciones por GBS. La septicemia por estreptococos del grupo B es una infección bacteriana grave que afecta a los recién nacidos. Los GBS comúnmente se encuentran en adultos y niños mayores y por lo regular no causan enfermedad. Sin embargo, puede hacer que enfermen los recién nacidos, ya sea mientras atraviesan la vía del parto o después del parto, al entrar en contacto con personas que portan el germen del GBS.

La septicemia por GBS ahora se presenta con menos frecuencia, debido a que hay métodos para examinar y tratar a las mujeres embarazadas cuyos bebés corren riesgo. Sin embargo, una vacuna materna contra el GBS podría beneficiar a todas las regiones del mundo, en particular a los países de ingresos bajos y medios que representan el 98 % de los casos.

Un promedio del 15 % de todas las mujeres embarazadas en todo el mundo, casi 200 millones al año, portan la bacteria GBS en la vagina, generalmente sin síntomas, según el informe.

Actualmente, el tratamiento con antibióticos que se administra a las mujeres durante el trabajo de parto es el principal medio para prevenir las enfermedades por GBS en los recién nacidos. Sin embargo, si la bacteria se detecta durante el embarazo, siguen existiendo riesgos significativos, ya que es poco probable que esta intervención prevenga la mayoría de los mortinatos, nacimientos prematuros o enfermedades por GBS que puedan ocurrir después del nacimiento.

La implementación de una vacuna para mujeres embarazadas es una estrategia prometedora para prevenir la enfermedad por GBS neonatal e infantil. Actualmente existen varias vacunas candidatas, pero ninguna está disponible a pesar de haber estado en proceso durante décadas, según la OMS.

Las vacunas conjugadas de polisacárido-proteína de serotipo específico de GBS se encuentran en etapas avanzadas de desarrollo, pero se necesitaría una gran cantidad de participantes para realizar ensayos de eficacia clínica de fase III, seguido de estudios de fase IV para evaluar la seguridad y la eficacia. Las vacunas proteicas se encuentran en las primeras etapas de desarrollo, pero son muy prometedoras, ya que pueden conferir protección independientemente del serotipo.