fbpx

Marcadores celulares que ayudan al estudio de la inmunidad de las aves

Nuevos reactivos permiten identificar las células dendríticas de pollo, fundamentales en la lucha contra las infecciones

Nuevos enfoques para identificar moléculas clave asociadas con la inmunidad han permitido identificar una célula inmune de pollo con un papel fundamental en la mediación de la lucha contra la infección.

Los hallazgos del primer estudio de este tipo en aves destacan las similitudes y diferencias clave entre la inmunidad de los mamíferos y las aves.

Un equipo de investigadores dirigido por el Roslin Institute desarrolló métodos para distinguir moléculas asociadas con la función de células inmunitarias clave, las células dendríticas. Su trabajo respaldará los estudios de las células dendríticas convencionales (conventional dendritic cells -cDC), que desempeñan un papel clave en la lucha contra las infecciones en muchas especies, pero que son difíciles de detectar en las aves.

Las cDC son células inmunitarias derivadas de la médula ósea, que desempeñan un papel central en la vinculación de la inmunidad innata y adaptativa. Las cDC se unen, procesan y presentan el antígeno de manera eficiente a las células T vírgenes, lo que impulsa la expansión clonal de las respuestas de células T específicas de antígeno. En pollos faltan reactivos vitales para la identificación eficiente y precisa de cDCs.

En un enfoque novedoso, el equipo desarrolló reactivos diseñados para reaccionar con moléculas involucradas en el desarrollo y la función de las cDC.

Generaron un anticuerpo que podría usarse para detectar una molécula clave, FLT3, y marcaron con fluorescencia una proteína pequeña, que puede detectar una segunda molécula, XCR1, en la superficie de las cDCs.

Mediante el uso de estos marcadores, los investigadores pudieron distinguir las células dendríticas de otros tipos de células y descubrir información sobre su función, incluida su interacción con la bacteria Salmonella.

Su estudio involucró pollos que habían sido modificados genéticamente, lo que permitió obtener información importante sobre cómo el sistema inmunitario de las aves difiere del de los mamíferos, como los ratones, en los que se han llevado a cabo la mayoría de los estudios anteriores.

Los resultado indican que los mamíferos y las aves comparten algunos aspectos de sus defensas contra las infecciones que son anteriores a la división evolutiva entre mamíferos y aves hace unos 320 millones de años.

El estudio fue realizado con la University of Queensland, Australia, y el National Avian Research Facility del Roslin Institute, apoyado por Wellcome y BBSRC y publicado en Immunology.

Los reactivos desarrollados para el estudio ayudarán a comprender las funciones de las células inmunitarias de pollo y apoyarán al desarrollo de vacunas contra enfermedades virales y bacterianas.