fbpx

Los perros pueden ser entrenados para oler COVID-19

Los perros identificaron muestras positivas COVID-19 con un alto índice de precisión.

Un enfoque para las pruebas rápidas para el diagnóstico de COVID-19 es aprovechar la presencia de compuestos orgánicos volátiles (COV) de la infección por SARS-CoV-2.

Varias publicaciones han demostrado que algunas razas de perros entrenados pueden distinguir compuestos volátiles eliminados por las personas con COVID-19.

Un estudio de concepto realizado en la University of Pennsylvania utilizó perros de detección como un sensor biológico de COV. Se analizaron muestras de orina y saliva positivas para SARS-CoV-2 de pacientes para saber si tenían una firma de olor única. El virus se inactivó en todas las muestras de entrenamiento con detergente o tratamiento térmico.

Inicialmente, los perros fueron entrenados para encontrar muestras recolectadas de pacientes hospitalizados confirmados con infección por SARS-CoV-2.

Luego se evaluó la capacidad de los perros para reconocer espontáneamente muestras de orina tratadas con calor, así como saliva tratada con calor de pacientes hospitalizados con SARS-CoV-2 positivos.

Los perros discriminaron con éxito entre muestras de orina infectadas y no infectadas, independientemente del protocolo de inactivación, así como muestras de saliva tratadas térmicamente. Después de tres semanas de entrenamiento, los nueve perros pudieron identificar fácilmente muestras positivas de SARS-CoV-2, con una precisión del 96% en promedio.

Otro de los estudios tomó muestras de sudor de 177 posibles pacientes con COVID-19 en cinco hospitales diferentes en París y Beirut. Luego usaron estas muestras de sudor para entrenar a 14 perros. Los perros hicieron docenas de pruebas, con una tasa de éxito de entre el 76% y el 100%. Los perros pudieron incluso detectar muestras falsas negativas.

Esto puede ser especialmente útil para aquellos casos de COVID asintomáticos en los que una persona está infectada con SARS-CoV-2 pero no lo sabe porque no presenta ninguno de los síntomas.

El súper sentido olfativo de los caninos sería una herramienta más para frenar la propagación del SARS-CoV-2 en lugares concurridos, como aeropuertos o estadios deportivos, donde es común el uso de animales para la detección de drogas o alimentos.

El uso de perros para ayudar a detectar las personas infectadas por el SARS-CoV-2 podría permitir reabrir y controlar muchos de los espacios públicos. Por otra parte, es mucho más económico que los métodos de prueba convencionales.

Los perros detectores de SARS-CoV-2 en lugares públicos pueden ser parte de nuestro futuro.