fbpx

Los bajos niveles de Salmonella de alto riesgo pueden eludir los métodos tradicionales de detección

Una nueva tecnología permite detectar más serotipos, lo que podría ayudar a la industria avícola a producir pollos más seguros

Si bien hay más de 2600 serotipos de Salmonella, un número menor suele estar relacionado con enfermedades humanas. La identificación convencional basada en el cultivo culmina en la selección de un pequeño número de colonias. Esto plantea un problema cuando hay múltiples serotipos presentes en una muestra, ya que tiende a identificar a los serotipos más prevalentes mientras subidentifica a otros.

La evaluación del espectro completo de serotipos puede permitir la detección proactiva de brotes y facilitar un mayor seguimiento e identificación de serotipos.

Las aves de corral siguen siendo una fuente considerable de salmonelosis transmitida por los alimentos a pesar de la reducción significativa de la incidencia de Salmonella durante el procesamiento. Hay múltiples puntos de entrada de Salmonella durante la producción que pueden conducir a la contaminación final del producto.

En Estados Unidos, las aves de corral son responsables de más de uno de cada cinco casos de infección por Salmonella. Pero los métodos tradicionales para analizar los pollos que se comercializan pueden no ser suficientes para detectar todas las cepas de la bacteria, según una nueva investigación de la University of Georgia, Athens, Georgia.

Publicado en Applied and Environmental Microbiology, el estudio analizó datos nacionales de Salmonella del U.S. Department of Agriculture Food Safety Inspection Service de 2016 a 2020. Los investigadores encontraron que los casos generales de contaminación por Salmonella en pollos se redujeron del 9 % en 2016 al 6,57 % en 2020. Pero a nivel nacional, los casos de infección por Salmonella en personas se han mantenido estables durante este mismo período.

Los investigadores se asociaron con Georgia Poultry Lab Network en Gainesville, Georgia, para examinar qué cepas de Salmonella, conocidas como serotipos, estaban presentes en los pollos reproductores en comparación con las cepas presentes en los productos de pollo.

La cepa más abundante y fácilmente detectable de la bacteria en la granja en Georgia es el serotipo Kentucky, que representa el 80 % de toda la Salmonella encontrada. S. Kentucky no se asocia comúnmente con enfermedades humanas. Y las empresas avícolas parecen poder eliminar Kentucky de manera más efectiva durante el procesamiento, lo que puede ser una de las razones por las que los investigadores no observaron la misma cantidad de dicho serotipo en el pollo procesado.

Lo que sí vieron en las muestras de las plantas de procesamiento fueron otros tres serotipos de Salmonella, algunos de los cuales se sabe que causan enfermedades en las personas: Infantis, Enteritidis y Schwarzengrund.

Se sospechó que estaban presentes en la granja, pero no pudieron ser detectarlos usando la metodología tradicional. Usando una nueva tecnología, conocida como CRISPR-SeroSeq (serotyping by sequencing CRISPR), pudieron detectar otros serotipos de Salmonella en las muestras.

CRSPR-SeroSeq es una herramienta de secuenciación de próxima generación basada en amplicones que permite la detección de todos los serotipos presentes en una muestra de cultivo mixto. Se centra en identificar espaciadores CRISPR para determinar qué serotipos de Salmonella están presentes en una muestra y también permite contar cuántas veces aparece un espaciador en una muestra, lo que ayuda a determinar la frecuencia relativa de un serotipo en la muestra. CRISPR-SeroSeq es muy sensible y, por lo tanto, puede detectar cantidades muy pequeñas de un serotipo en una población que no se encontraría con métodos convencionales.

La Salmonella que se encuentra en las granjas muchas veces no es el mismo tipo de Salmonella que se encuentra en la planta de procesamiento. Esa desconexión hace que sea un desafío para la industria avícola saber qué tipos de Salmonella atacar con nuevas vacunas y otras intervenciones que pueden reducir la cantidad de tipos de Salmonella de alto riesgo en las aves.

CRISPR-SeroSeq se realizó en muestras de reproductoras recolectadas entre 2020 y 2021 para explicar la incongruencia entre la precosecha y la poscosecha y mostró que el 32 % de las muestras contenían múltiples serotipos, con hasta 11 serotipos encontrados en una sola explotación.

El estudio ahora proporciona un marco sobre cómo identificar esos serotipos, este tipo de vigilancia será clave para controlar la Salmonella en el futuro.