fbpx

La vacuna de Jansen contra el Ébola se aplicará en la República Democrática del Congo

Johnson & Johnson anuncia la donación de hasta 500.000 regímenes de la vacuna para contener el brote.

El gobierno de la República Democrática del Congo (DRC) aprobó el uso de la vacuna de las compañías Janssen Pharmaceutical de Johnson & Johnson para brindar una respuesta más amplia en salud pública al brote de Ébola en el país, el segundo peor registrado.

El brote de Ébola en las provincias de Kivu del Norte e Ituri, se declaró oficialmente a principios de agosto de 2018. Es el segundo brote más grande registrado, con al menos 3.269 infecciones y casi 2.200 muertes, después de la epidemia de África Occidental del 2014-2016.

El país planea comenzar a usar la vacuna en la ciudad fronteriza de Goma, una gran ciudad al sur de la zona del brote que es un centro comercial para la RDC y la vecina Ruanda. Los primeros lotes de vacuna han sido enviados al país.

Otra vacuna experimental, hecha por Merck, se ha utilizado prácticamente desde el inicio del brote, más de 245.000 personas han sido vacunadas. La vacuna Merck, se administra en una dosis y genera una respuesta inmune rápida, se ha utilizado en las personas que han estado en contacto con personas infectadas, y los contactos de esos contactos, al igual que los trabajadores de la salud.

La vacuna de Janssen se administra en dos dosis, aplicadas con 56 días de diferencia. Si bien se cree que la dosis inicial ofrecerá cierta protección, la protección completa contra la vacuna tardará más de dos meses en desarrollarse después de la primera vacunación. Las personas serán vacunadas en masa.

El 17 de julio de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de Ébola en la DCR una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional (PHEIC), declarando que «las estrategias óptimas de vacunación que tienen un impacto máximo en la reducción del brote, según lo recomendado por el Grupo Asesor de Expertos (SAGE), debe implementarse rápidamente”.

En respuesta al brote de Ébola en África occidental en 2014-2016, Johnson & Johnson aceleró el desarrollo de la vacuna contra el Ébola de Janssen. Hasta la fecha, más de 6.500 voluntarios en los EE. UU., Europa y África han participado en múltiples estudios clínicos de la vacuna. El régimen de dos dosis incluye Ad26.ZEBOV como la primera dosis, que se basa en la tecnología AdVac® de Janssen, y MVA-BN-Filo como la segunda dosis, que se basa en la tecnología MVA-BN® de Bavarian Nordic y se administra aproximadamente ocho semanas después. La vacuna utiliza una estrategia de vectores virales en la que los virus, en este caso el adenovirus serotipo 26 (Ad26) y la Vaccinia Ankara modificada (MVA), se modifican genéticamente para que no puedan replicarse en las células humanas, al tiempo que inducen con seguridad la producción de proteínas del virus del Ébola para desencadenar una respuesta inmune.

Los resultados del estudio indican que la vacuna es bien tolerada e induce respuestas inmunes robustas y duraderas a la cepa Zaire del virus del Ébola, la causa del brote de la DRC.

La vacuna se desarrolló en colaboración con socios globales, incluidos:  Bavarian Nordic A/S, Biomedical Advanced Research and Development Authority (BARDA), Office of the Assistant Secretary for Preparedness and Response at the U.S. Department of Health and Human Services (HHS), Innovative Medicines Initiative (IMI) con soporte del EU Horizon 2020 programme, y National Institutes of Health (NIH).

El ensayo será llevado a cabo por investigadores del DRC’s National Institute for Biomedical Research, Ministry of Health, junto con científicos del London School of Hygiene and Tropical Medicine y Médicos sin Fronteras. Recibe fondos de Coalition for Epidemic Preparedness Innovations – CEPI -, European Union, Britain’s Department for International Development, Wellcome Trust, y Paul G. Allen Family Foundation.