fbpx

La Unión Europea prohibió el uso del dióxido de titanio en los alimentos

Se trata de un aditivo ampliamente utilizado en alimentos, medicamentos y cosméticos, incluidos los protectores solares

El dióxido de titanio (E171) ha sido prohibido como aditivo alimentario en la Unión Europea (UE), con un período de eliminación gradual de seis meses que entró en vigencia en enero de 2022, después de lo cual se aplicará una prohibición total.

El compuesto inorgánico se utiliza para dar color a diversos productos, confiriendo un tono blanco brillante. En los EE. UU., aunque existen algunos problemas de seguridad, la FDA (Food and Drug Administration) reconoce el dióxido de titanio como GRAS (Generally recognized as safe).

Sin embargo, luego de una solicitud de la European Commission en marzo de 2020 para reevaluar los colorantes alimentarios aprobados para su uso antes de 2009, la EFSA (European Food Safety Authority) dictaminó que el dióxido de titanio ya no se considera seguro cuando se usa como aditivo alimentario.

La principal preocupación se centra en su potencial genotoxicidad en las células humanas. Francia prohibió el uso de E171 a partir del 1 de enero de 2020, por la posibilidad de que pueda causar cáncer.

Después de la ingestión oral, la absorción de partículas de dióxido de titanio es baja, sin embargo, pueden acumularse en el cuerpo.​ Si bien no pudo confirmar un efecto genotóxico concreto, la EFSA concluyó que no tenía datos suficientes para calcular una ingesta diaria segura. Esto significa que no se puede establecer una ingesta diaria admisible para E171.

Los aditivos alimentarios son sustancias que normalmente no se consumen como alimento en sí, sino que se añaden para cumplir una función específica. En la UE, un aditivo alimentario debe identificarse como ingrediente con su número E claramente indicado en el paquete, junto con información sobre su función: conservante, edulcorante, antioxidante. La UE reconoce 22 categorías diferentes de aditivos alimentarios, cada una con una composición química y una función distintas.

La prohibición de la UE sobre el dióxido de titanio ha creado una armonización en todo el bloque para alimentos y suplementos, pero sigue siendo legal en el Reino Unido, así como en productos medicinales, además existe el desafío de la reformulación. El COT (Committee of Toxicology) no estuvo de acuerdo con el enfoque precautorio de la EFSA.

El dióxido de titanio se utiliza también como pigmento blanco brillante para pinturas, en protectores solares y cosméticos, y en otros usos industriales.

La FDA ha aprobado la seguridad del dióxido de titanio para su uso como colorante en alimentos, medicamentos y cosméticos, incluidos los protectores solares. Como el dióxido de titanio tiene una aplicación muy versátil, cualquier tipo de reemplazo se limitará a ciertas aplicaciones y también puede estar limitado a ciertas regiones geográficas