fbpx

La tomografía computarizada móvil puede llegar a la industria alimentaria

Las aplicaciones van desde el ganado vivo, canales y peces, a la fruta.

La tomografía computarizada (TC o TAC) es una tecnología que permite obtener imágenes del interior de los cuerpos a través del uso de rayos X, en forma de cortes transversales o en forma de imágenes tridimensionales. Por lo tanto, puede aplicarse tanto a animales vivos, canales o piezas de carne, así como a otros productos alimenticios.

El Instituto de Investigación y Tecnología Alimentaria (IRTA) de la Generalitat de Cataluña, ha puesto a disposición de la industria agroalimentaria un equipo de TC móvil, que puede llevar esta tecnología a granjas, instituciones de investigación, frigoríficos y otras industrias alimentarias que deseen evaluar sus animales, calibrar aparatos de clasificación de canales o bien optimizar procesos.

La aplicación más conocida de la TC es en la mejora genética, ya que permite ver el interior del animal y obtener valores de espesor, área y volumen de cada uno de los tejidos. Al ser una tecnología no invasiva, permite estudiar la evolución de la composición de la canal de un mismo animal en varias fases de su crecimiento.

El uso de este escáner mejora la precisión de los resultados, permite el fenotipado de animales y la caracterización de la canal de todas las especies. El escáner puede reconstruir tridimensionalmente al animal, hacer el despiece virtual para predecir la composición de grasa y músculo para cada uno de los cortes o de las piezas.

Actualmente, la Unión Europea ha aprobado el uso de la TC como sistema de referencia para calibrar equipos de clasificación de canales.

La TC permite evaluar el efecto de una dieta, ingredientes y aditivos alimentarios y régimen alimenticio sobre la calidad de la canal y / o piezas a fin de estudiar su composición.

La TC también es especialmente útil para estudiar y optimizar los procesos de salado y secado del jamón curado, ya que se pueden obtener imágenes de la distribución de sal, agua y aw de las secciones.

Las aplicaciones de la TC en el sector agroalimentario se van ampliado día a día. Actualmente, algunos de los usos son la evaluación de la calidad de un producto, el control de los procesos de secado, anomalías y maduración en alimentos (productos cárnicos, pescados, frutas, quesos, etc.), estudio de los procesos de congelación / descongelación y estudio de los gradientes de agua en diferentes productos.