fbpx

Una stratup argentina consigue US$ 3 M para invertir en la salud de las abejas

Beeflow mejora la salud de las abejas y el rendimiento de los cultivos.

La empresa, fundada en el 2016, sumó en una ronda de financiación US$ 3 millones de Ospraie Ag Sciences, el capital de riesgo de Ospraie Management, un gran fondo de cobertura de productos agrícolas.

Más que un producto, Beeflow ofrece un servicio integral de polinización a los productores para mejorar el rendimiento de los cultivos y obtener un ingreso adicional.

Beeflow está integrado por Matías Viel, CEO de la firma, y los investigadores del CONICET, Pedro Negri y Agustín Sáez, cuyos trabajos sobre el aprendizaje y memoria de las abejas y su sistema inmunológico, dieron la base científica al proyecto.

Una de las tecnologías de BeeFlow mejora el rendimiento de las abejas para ayudar en la polinización en climas fríos. La firma está realizando trabajos en Argentina y California, donde se observaron aumentos en el rendimiento aún a temperaturas a 5ºC

Beeflow diseña diferentes formulados para cada cultivo, como almendras, arándanos, kiwis y manzanas. La técnica consiste en suministrarles en el alimento diferentes formulados que replican la composición de las flores a las cuales quieren que se dirijan un mes antes de comenzar el trabajo de polinización. De esta manera, la abeja memoriza a través del olfato ese recurso y luego sale a buscarlo.

La compañía ingresó al mercado estadounidense a fines de 2017 a través del programa de aceleración biotecnológica de cuatro meses de IndieBio en San Francisco. A lo largo del camino, se ha asociado con el gigante de las fresas Driscoll’s y la potencia de almendras Harris Woolf, y actualmente está realizando pruebas de campo para su tecnología en Argentina.

El éxito en las pruebas hizo posible participar de una ronda de inversión con empresas vinculadas a la Cámara Argentina de Biotecnología y consiguieron capital de Grid Exponential, aceleradora que invierte y desarrolla startups de base científica, integrada por Bioceres, Laboratorios Bagó, Gador, Vicentin y Grupo Insud, entre otras. También recibió apoyo de IndieBio, la aceleradora de startups biotecnológicas.

En el 2017 Beeflow ganó el premio UdeSA Startup Competition de la Universidad de San Andrés, en tanto que en el 2018 se hizo acreedora del Gran Premio Samsung Innova.