fbpx

EE. UU. y China lideran la carrera por la edición de genomas

Ambas naciones invierten en la tecnología CRISPR para editar cultivos agrícolas y animales.

Las solicitudes de patentes CRISPR a partir de diciembre de 2018 fueron de 872 para EE. UU., 858 en el caso de China, y 186 para Europa.

Decenas de ejemplos de organismos obtenidos por ingeniería genética están en curso en laboratorios rivales en todo el mundo, para crear plantas y animales resistentes a plagas y enfermedades, o condiciones climáticas adversas.

Según datos de la Organization for Economic Cooperation and Development (OCDE), China supera a todos los demás países, salvo los EE. UU., en investigación y desarrollo: $ 445 mil millones, contra 484 mil millones de EE. UU., en 2017. Las empresas chinas también han intensificado las adquisiciones de compañías extranjeras de biotecnología y farmacéuticas, con $ 25.4 mil millones en acuerdos desde principios de 2014, según datos compilados por Bloomberg. El mercado chino de medicamentos biológicos y biotecnología agrícola sigue siendo una fracción del estimado de EE. UU. de $ 228 mil millones, pero va en aumento.

China ha adoptado la técnica CRISPR en cultivos agrícolas como ninguna otra nación. Entre 52 publicaciones CRISPR sobre la mejora de los rasgos en los cultivos agrícolas, publicadas entre 2014 y 2017, China representó el 42% de ellas, publicando el doble de documentos agrícolas relacionados con CRISPR que el segundo país, Estados Unidos, según la revista Science.

También produjo el secuenciador genético comercial más grande del mundo a través de su compañía BGI Group, con sede en Shenzhen.

Solo en cerdos, los investigadores chinos han realizado con éxito 40 modificaciones genéticas diferentes con CRISPR, informó Science en julio de 2019. A raíz de un devastador brote global de Peste Porcina Africana (PPA), la necesidad más crucial es salvaguardar la seguridad alimentaria y mantener vivos a los cerdos.

El Instituto Roslin de Escocia, informó en 2016 que los cerdos podrían resistir la PPA mediante la manipulación de un gen llamado RELA similar al de jabalíes, en cerdos criados en granjas.

No hay tratamiento o vacuna para el virus, que se ha extendido desde África a Europa y ahora a Asia, donde ha provocado la muerte y la destrucción de aproximadamente una cuarta parte de los cerdos del planeta.

El Síndrome Respiratorio y Reproductivo Porcino, también conocido como PRRS o enfermedad del oído azul, mató a 400.000 cerdos en China en 2006 e infectó a millones. El virus, que provoca lechones nacidos muertos e infecciones pulmonares, infecta a los cerdos al atacar una proteína en la superficie de los glóbulos blancos llamada CD163. En 2015, se desarrollaron cerdos resistentes al PRRS en la University of Missouri, al editarse el gen que produce la proteína CD163. Investigaciones posteriores demostraron que la resistencia puede ser heredada por la descendencia de cerdas con alteraciones genéticas.

Aunque Estados Unidos ha tenido la mayor cantidad de publicaciones CRISPR, y continúa teniendo los documentos más citados, China ahora ocupa un segundo lugar y está invirtiendo dinero en los usos de CRISPR.

El mayor impulso de China está en la agricultura, pero los investigadores también están aplicando el editor a gran escala en animales, con órganos de cerdo para trasplantes humanos como el objetivo más provocativo. Y China está explorando agresivamente la edición del genoma en medicina, después de haber lanzado muchos más ensayos clínicos con CRISPR, principalmente para el cáncer, que cualquier otro país.

Desde el 2012, el año en que los investigadores empezaron a aplicar la técnica de edición CRISPR, transformando el sistema inmunitario bacteriano en una herramienta rápida y versátil para la ingeniería del genoma, ha habido más de 14.000 publicaciones. Aunque Estados Unidos ha tenido la mayor cantidad de publicaciones CRISPR, y continúa teniendo los documentos más citados, China ahora ocupa un segundo lugar y está invirtiendo dinero en los usos de CRISPR.