fbpx

La betulina podría suplir la ausencia de antibióticos en la alimentación de las aves de corral

Se trata de un fitobiótico que posee propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antitumorales y antivirales

Actualmente es una tarea urgente buscar e implementar tecnologías que reemplacen el uso de antibióticos en la producción de pollos de engorde y obtener así productos avícolas biológicamente completos y seguros.

En Argentina, el 2 de enero de 2019 entró en vigencia la Resolución 1119/18 del SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), por la cual quedaron automáticamente dados de baja los registros y certificados de uso y comercialización de alimentos para animales con antibióticos. Se excluyeron de dicha disposición algunas sustancias que «no se consideran como críticas, que no son utilizadas en salud humana y que no se observa documentación científica en existencia que concluya que dichas sustancias puedan generar resistencia antimicrobiana».

En reemplazo de los antibióticos, la industria avícola busca aditivos para piensos basados ​​en componentes naturales, los que pueden ser una herramienta eficaz para la implementación de medidas veterinarias preventivas y terapéuticas.

Investigadores de la Academia de Ciencias de Rusia han publicado en Veterinary Science Today, los beneficios del uso de fitobióticos a base de betulina, para mejorar la salud de los pollos de engorde de rápido crecimiento.

Las pruebas se llevaron a cabo en pollos de engorde cruzados Ross-308, dentro del ciclo de producción, en una de las granjas avícolas de la provincia de Sverdlovsk.

Se descubrió que el consumo del fitobiótico resultó en un menor depósito de grasa subcutánea y abdominal, aumento de la capacidad de retención de agua de la fibra muscular y mayor intensidad de formación y maduración de la fibra muscular. También el páncreas se activó debido a los efectos del aditivo alimentario.

La betulina y el ácido betulínico son productos naturales triterpénicos pentacíclicos que se observan como metabolitos secundarios en más de 200 tipos diferentes de plantas distribuidas en el reino vegetal.

La betulina se encuentra en la corteza del abedul blanco, del que recibe su nombre, pero también en otras plantas nativas de Äfrica y China, algunas empleadas por la medicina tradicional. El ácido betulínico, obtenido por oxidación de betulina, también está presente en abundancia en la naturaleza.

El abedul blanco es el árbol nacional de Rusia. Sus propiedades curativas han sido reconocidas en ese país desde la antigüedad. El contenido de betulina de la corteza del abedul blanco varía del 10% al 35%.

Ambos compuestos, betulina y ácido betulínico, presentan un amplio espectro de propiedades biológicas y farmacológicas, como antioxidantes, antiinflamatorias, y antimicrobianas, así como un efecto anticancerígeno demostrado in vitro.

Los resultados obtenidos indican que el uso de betulina en la producción de pollos de engorde es una tendencia prometedora. La industria avícola continúa buscando alternativas al uso de antibióticos que promuevan el crecimiento y el mantenimiento de la salud de los animales.