Las farmacéuticas implementan estrategias contra la resistencia a antibióticos

Más datos sobre dónde está surgiendo la resistencia están siendo compartidos.

El informe del Antimicrobial Resistance Benchmark (AMR) 2020 indica que las compañías están desalentando la venta excesiva de sus antibióticos y evitando la liberación de residuos antibacterianos en las aguas residuales.

Un grupo de compañías farmacéuticas está avanzando en la lucha contra la propagación de la resistencia a los antibióticos, según indica el Antimicrobial Resistance Benchmark (AMR) 2020. Sin embargo, el cambio no está ocurriendo a la escala necesaria para impactar radicalmente en la amenaza de la resistencia a los antibióticos.

El informe, publicado el 21 de enero, encuentra que más compañías están realizando acciones dirigidas a los médicos y otros profesionales de la salud para desalentar la venta excesiva de sus antibióticos y medicamentos antimicóticos. La mayoría de las empresas también tienen una estrategia para evitar la liberación de residuos antibacterianos en las aguas residuales de las fábricas. Además, las compañías farmacéuticas están compartiendo más datos sobre dónde está surgiendo la resistencia a los medicamentos.

En comparación con 2018, la prioridad en cuanto a infecciones bacterianas y fúngicas sigue siendo pequeña, con solo 51 drogas candidatas en etapa tardía de desarrollo clínico. Además, muchos antibióticos no están disponibles en países de bajos y medianos ingresos por falta de registro o estrategias de venta. Las brechas de acceso pueden conducir al uso indebido de los antibióticos.

El AMR Benchmark es un informe independiente que se publica cada dos años, comparando cómo está respondiendo la industria farmacéutica a la amenaza de infecciones resistentes a los antimicrobianos. Mide 30 empresas con una participación importante en el mercado de antiinfecciosos, incluidas compañías farmacéuticas multinacionales, empresas de biotecnología y fabricantes de medicamentos genéricos. Tienen más de 1.500 medicamentos antibacterianos o antimicóticos o vacunas en el mercado y representan casi el 40% de los antibióticos en desarrollo.

La baja rentabilidad de los antibióticos está dejando al mundo dependiendo de un puñado de compañías farmacéuticas para desarrollarlos y fabricarlos.

Las estadísticas más recientes muestran la escala del problema. Se estima que la resistencia a antibióticos y antifúngicos mata a 35.900 personas solo en los EE. UU. cada año. En la European Union (EU) /
European Economic Area (EEA), la resistencia se presenta en, al menos, el 17% de las infecciones, y la AMR es responsable de 33.000 muertes cada año. En la India, la resistencia supera el 70% para muchas bacterias.

Muchos antibióticos no están disponibles en países de bajos y medianos ingresos debido a falta de solicitudes de registro o estrategias de distribución. Según el AMR Benchmark, solo tres de los 13 antibióticos con patente considerados en este análisis se registraron para su venta en más de 10 de los 102 países donde se necesita con urgencia un mayor acceso. Cuando se trata de antibióticos más antiguos, pero aún útiles, las compañías suministran solo 14 de los 30 antibióticos llamados “olvidados” a países de bajos ingresos.

También se ha establecido un nuevo estándar cuando se trata de empresas que comparten lo que saben sobre la propagación de la resistencia. Esta información está siendo difundida cada vez más por las compañías, conscientes de la gravedad de la situación. Los hospitales y los gobiernos necesitan saber dónde se está desarrollando la resistencia para poder adaptar las pautas de tratamiento.

Desde 2018, algunos antibióticos que son autorizados a ingresar en la etapa de ensayos clínicos están respaldados por planes para garantizar un mejor acceso y un buen manejo poco después del lanzamiento. Planificar con anticipación mientras los proyectos de I + D se encuentran en desarrollo clínico acelera el acceso y la administración de candidatos exitosos después del lanzamiento.

La liberación de desechos de fabricación en el medio ambiente puede contribuir a la RAM, ya que las bacterias presentes en el agua y el suelo están expuestas a antibacterianos, lo que puede desencadenar la aparición o selección de genes de resistencia. Las estrategias de gestión de riesgos ambientales de las empresas para minimizar el impacto de sus procesos de fabricación en la resistencia son más integrales que en 2018. La mayoría de las empresas ahora requieren que los proveedores externos cumplan con estándares comparables.

Más en Frontera

Las grandes farmacéuticas se unen a la lucha contra las superbacterias

Veinte compañías líderes esperan tener 2 a 4 nuevos antibióticos en 2030.

La vacuna de Moderna contra COVID-19 ofrecería un 94,5% de protección

El primer análisis del estudio de fase 3 arrojó 90 casos de COVID-19 en el grupo placebo y 5 en el grupo vacunado.

Cargill y otros grandes aumentan su provisión de aceite de palma certificado

El aceite de palma certificado segregado se produce de manera sustentable, sin deforestación.