fbpx

Organizaciones y Estados de la UE defienden la edición génica de cultivos

Solicitan que la la Corte Europea de Justicia no los considere OGMs.

Los ministros de Agricultura y Pesca de la UE se reunieron el 14 de mayo de 2019 en Bruselas para intercambiar opiniones sobre el paquete de reformas de la Política Agrícola Común de 2020, entre otros temas.

Los Países Bajos y Estonia están liderando una coalición de 14 estados miembros de la UE que piden a la próxima Comisión Europea que actualice las leyes de OGM de la UE con respecto a las llamadas nuevas técnicas de fitomejoramiento (New Plant Breeding Techniques-NPBT).

Además de los Países Bajos y Estonia, los países que apoyan un «enfoque unificado» para las NPBT incluyen Bélgica, Chipre, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Portugal, Eslovenia, España, Suecia y el Reino Unido. Consideran que es necesaria una actualización después de que la European Court of Justice (ECJ) emitiera una resolución en el 2018 que declaraba a los organismos obtenidos por mutagénesis como OGM y, por lo tanto, debieran estar sujetos a la normativa establecidas en la directiva de la UE sobre OGM.

Antes del fallo de la ECJ, los NPBT estaban exentos de la directiva de OGM. Los países de la UE tenían la libertad de decidir si los sometían o no a las obligaciones establecidas en la directiva de OGM. los organismos obtenidos por mutagénesis a través del fitomejoramiento tradicional se han utilizado en la agricultura durante muchos años y tienen un largo historial de seguridad.

La edición génica podría reforzar la resistencia de los cultivos a la sequía, el calor y la salinización. También puede mejorar la resistencia a las plagas de las plantas y reducir la necesidad de usar pesticidas, al mismo tiempo que mejora los rendimientos y aumenta la producción de proteínas vegetales. Todo en forma más precisa y menor tiempo.

Muchas organizaciones europeas representativas de la agroindustria han enviado cartas abiertas a la Estados Miembro manifestando su preocupación sobre la decisión de la ECJ de considerar que los cultivos obtenidos por métodos de mutagénesis dirigida deberían caer en las regulaciones de la UE para los organismos OGM.