fbpx Corrimento Nasal Covid Impuissance Masculine Psychologique Viagra Ipertensione Mg Para Ml

El sistema inmunológico mejora su respuesta después de la recuperación de COVID-19

Se debería a la persistencia de antígenos virales en el organismo.

COVID-19 la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, hasta el 22 de enero había infectado a más de 97,9 millones de personas en el mundo y producido casi 2,1 millones de muertes, según la John Hopkins University.

Una pregunta clave que todos nos hacemos es cuánto dura la inmunidad adquirida luego de haber contraído COVID-19.

La infección está asociada con el desarrollo de niveles variables de anticuerpos con actividad neutralizante que pueden proteger contra la infección en modelos animales. Esos anticuerpos, que el organismo crea en respuesta a la infección, permanecen en la sangre y en tejidos durante varias semanas o meses, pero sus niveles comienzan a disminuir con el tiempo. Sin embargo, el sistema inmunológico es capaz de producir células B de memoria, capaces de volver a reconocer al patógeno y desencadenar de una forma mucho más rápida que en la primera exposición, la producción de nuevos anticuerpos.

Un trabajo realizado por la Rockefeller University, NY, EE. UU. y publicado en Nature sobre la respuesta inmunológica de 87 individuos evaluados hasta los 6 meses después de la infección COVID-19 brinda la evidencia más sólida hasta el momento de que el sistema inmunológico conserva la memoria para el SARS-CoV-2 y, sorprendentemente, continúa mejorando la calidad de los anticuerpos, incluso después de que la infección ha disminuido.

Los investigadores comprobaron que a los seis meses, la cantidad de anticuerpos había disminuido notablemente. Por el contrario, las células B de memoria de los pacientes que producían anticuerpos contra el SARS-CoV-2, no disminuyeron e, incluso, aumentaron ligeramente en algunos casos.

Según el estudio, en el caso del SARS-CoV-2, los anticuerpos producidos meses después de la infección mostraron una mayor capacidad para bloquear el SARS-CoV-2, así como algunas versiones mutadas, como la variante sudafricana. Estos anticuerpos mejorados son los producidos por las células B de memoria que han seguido evolucionando.

El SARS-CoV-2 se replica en las células que expresan el receptor ACE2 (Angiotensin-Converting Enzyme 2) en pulmones, nasofaringe e intestino delgado.

El grupo realizó biopsias intestinales a 14 pacientes asintomáticos cuatro meses después del inicio de la enfermedad y con hisopado nasofaríngeo negativo. En 7 de los 14 pacientes encontraron persistencia de material genético del SARS-CoV-2 y sus proteínas en la superficie de células intestinales. Otros trabajos ya habían detectado RNA viral en materia fecal de pacientes, aún luego de que ya no se detectara virus en la nasofaringe.

La evolución de las células B de memoria para producir anticuerpos con mayor capacidad de unirse a la proteína spike del virus sería consistente con la persistencia del virus o su material genético y proteínas en algunas células del organismo.


Sitemap