fbpx

Regresó la influenza aviar altamente patógena a los Estados Unidos

Los brotes de una variante letal del virus aumentan de forma alarmante en las granjas avícolas

El Animal and Plant Health Inspection Service (APHIS) del Department of Agriculture de los Estados Unidos (USDA) anunció la detección en diversos casos de virus de la influenza aviar altamente patógena (HPAI-Highly Pathogenic Avian Influenza) en criaderos comerciales y domésticos de aves de corral en los Estados Unidos.

A mediados de enero, el USDA anunció por primera vez el hallazgo del virus de la forma altamente patógena de la influenza aviar A (H5N1) en aves silvestres. Se trató de la primera detección del virus en aves silvestres en los Estados Unidos desde el 2016. A esto le siguieron anuncios de brotes de HPAI por el virus A (H5N1) en aves de corral comerciales a partir del 9 de febrero del 2022. Algunas de las infecciones detectadas recientemente ocurrieron en pavos de cría comercial.

La influenza aviar es una enfermedad de las aves causada por la infección por virus A de la influenza aviar. Sin embargo, las infecciones por virus A de la influenza aviar en personas son poco frecuentes.

Los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) consideran que el riesgo actual para la salud del público en general en relación con el virus A (H5N1) del tipo HPAI en los Estados Unidos es bajo. Sin embargo, algunas personas pueden correr mayor riesgo de infección que otras, con base en sus exposiciones a aves infectadas, especialmente los trabajadores de cría de aves de corral.

Las aves silvestres se pueden infectar por los virus A (H5N1) del tipo HPAI sin presentar síntomas, peros estos virus pueden causar enfermedad y la muerte en aves de corral domésticas. Europa sufrió, durante 2020-2021, una de  las  mayores epidemias de HPAI.   

Las aves infectadas transportan virus de la influenza aviar A en la saliva, las mucosas y las heces. Las infecciones en los seres humanos por los virus de la influenza aviar pueden ocurrir cuando el virus entra a través de los ojos, la nariz o la boca de una persona, o por medio de la inhalación. Las personas que tienen contacto cercano sin protección por un periodo prolongado con aves infectadas o entornos contaminados con el virus pueden correr mayor riesgo de infección por el virus de la influenza aviar.

Las enfermedades en seres humanos a causa de infecciones por el virus A de la influenza aviar han sido desde leves hasta graves. La transmisión de los virus A de la influenza aviar de una persona infectada a un contacto cercano es muy poco frecuente y, en los casos en que ocurrió, no ocasionó la propagación sostenida entre personas.

Desde el 2003, 19 países han notificado más de 860 infecciones en humanos en total con los virus HPAI A (H5N1) a la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la muerte como consecuencia en aproximadamente un 53 por ciento. La infección en humanos más reciente con un virus HPAI A (H5N1) fue notificada en el Reino Unido en enero del 2022 asociada a la exposición a aves infectadas de cría doméstica.

Desde el 2002 se identificaron cuatro infecciones en humanos con virus de la influenza aviar A pero no en su forma altamente patógena en los Estados Unidos. La designación de patogenicidad está relacionada con la gravedad de la enfermedad en aves de corral, no en personas. Hasta la fecha no se han detectado infecciones en humanos por los virus A de la forma altamente patógena de la influenza aviar en los Estados Unidos.

Según el APHIS, la secuenciación genética y las pruebas de laboratorio RT-PCR en tiempo real realizadas en algunas de las muestras de virus obtenidas de aves silvestres infectadas muestran que los virus son virus HPAI A (H5N1) del clado 2.3.4.4b, que en este momento es el clado predominante en todo el mundo.

Los CDC ya cuentan con un virus A (H5) candidato de vacuna experimental (candidate vaccine virus /CVV) que podría usarse para producir una vacuna para seres humanos de ser necesario.

Los datos de secuenciación a la fecha también sugieren que estos virus serían susceptibles a los medicamentos antivirales que se usan en la actualidad para el tratamiento de la influenza.