fbpx

El rastreo de contactos ofrece una ruta para manejar la tuberculosis bovina

El análisis genético de las infecciones se puede aplicar para rastrear los brotes de enfermedades del ganado en el espacio y el tiempo

Determinar la composición genética del microorganismo infectante de un paciente a otro, de un lugar a otro y a lo largo del tiempo, puede permitir que los modelos de datos rastreen el progreso de la enfermedad, estableciendo dónde y cuándo se ha transmitido la infección.

La complejidad de este abordaje radica en el potencial de un animal para infectar a muchos otros, quienes a su vez podrían infectar rápidamente a muchos más, en un área amplia, en un corto espacio de tiempo. El rastreo de contactos genéticos proporciona una solución para dar sentido a la red de infección resultante.

Este enfoque podría aplicarse a enfermedades infecciosas en muchos escenarios y se ha utilizado para rastrear la fuente de un brote de tuberculosis (TB) bovina en Inglaterra.

El estudio fue publicado en el Journal of Applied Ecology. Los investigadores estudiaron la enfermedad en el ganado en un área previamente no infectada del norte de Inglaterra. Sus hallazgos mostraron que la TB se había importado a la región de ganado procedente de Irlanda del Norte. El análisis rastreó la propagación de la TB entre el ganado en una granja, antes de pasar a las poblaciones locales de tejones y nuevamente al ganado.

Los investigadores examinaron el DNA de muestras de bacterias recuperadas de vacas y tejones infectados en el área y combinaron los datos genéticos con ubicaciones espaciales y rastreo de contactos. Esto les permitió comparar pequeños cambios en el DNA a medida que se propagaba de un animal a otro.

Se encontró que todas las bacterias estaban estrechamente relacionadas entre sí, lo que apunta a una sola importación de ganado como la fuente más probable de infección. La investigación no estableció cuál fue la primera vaca que portó la infección, el paciente cero, pero fue un brote inusual en el que pudieron rastrear la infección a una sola fuente.

El enfoque podría aplicarse, con pruebas regulares del ganado, a la mejor comprensión de los movimientos de la TB bovina, distinguiendo entre los roles que tienen el ganado y los tejones u otros animales silvestres en la circulación de la enfermedad con una resolución que de otro modo sería imposible de lograr.

El rastreo de contactos genéticos como herramienta epidemiológica no es novedoso, pero rastreó con precisión un brote de TB en un área geográfica donde no se habían producido brotes anteriormente. El movimiento de animales en granjas grandes, la interacción entre sí y con la vida silvestre, como los tejones, los cambios en el uso de la tierra con un énfasis en la biodiversidad, propician la aparición de un mayor número de brotes.