fbpx

El plasma de convalescientes de COVID-19 podría salvar a los enfermos graves

Varios países están reclutando voluntarios para realizar las pruebas.

El uso de plasma convaleciente ya se ha estudiado en la epidemia de SARS-CoV-1 de 2003, la pandemia de Influenza H1N1 2009-2010 y la epidemia de MERS-CoV de 2012.

El plasma de convalecientes conteniendo anticuerpos contra SARS-CoV-2, se está estudiando para su administración a pacientes de COVID-19.

La sangre de un paciente recuperado contiene anticuerpos contra el virus. Si se separa el plasma de esa sangre y se administra a otra persona, podría servir como ayuda temporal que ataque al virus hasta que esa persona desarrolle una respuesta inmunológica propia. 

El uso de plasma convaleciente se ha estudiado en brotes de otras infecciones respiratorias, incluida la epidemia de SARS-CoV-1 de 2003, la pandemia del virus de la influenza H1N1 2009-2010 y la epidemia de MERS-CoV de 2012. Aunque prometedor, el plasma convaleciente aún no ha demostrado ser seguro y efectivo como tratamiento para COVID-19. Por lo tanto, es importante estudiar la seguridad y la eficacia del plasma convaleciente COVID-19 en ensayos clínicos.

La Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de EE. UU.  ha emitido una guía para proporcionar recomendaciones a los responsables de la atención médica e investigadores sobre la administración y el estudio del plasma convaleciente recolectado de individuos que se han recuperado del COVID-19 durante la emergencia de salud pública.

La guía proporciona recomendaciones sobre las vías para el uso de plasma convaleciente COVID-19 en investigación, la elegibilidad del paciente, el método de colección del plasma, incluyendo la elegibilidad y las calificaciones de los donantes, el etiquetado y el mantenimiento de registros.

Debido a que el plasma convaleciente COVID-19 aún no ha sido aprobado para su uso por la FDA, está regulado como un producto en investigación.

Un responsable de atención médica debe participar en el acceso a la autorización para usar el plasma convaleciente de COVID-19.

Los responsables de atención médica o las instalaciones de cuidados agudos obtendrían plasma convaleciente COVID-19 de un establecimiento de sangre registrado por la FDA.

Por otra parte, la Asociación Estadounidense de Bancos de Sangre (AABB) brinda información para las personas recuperadas de COVID-19 que desean donar sangre. También lo ha hecho la Cruz Roja.