fbpx

El Instituto Butantan afirma que la vacuna de Sinovac es efectiva contra la cepa P.1 Manaos de SARS-CoV-2

La vacuna CoronaVac, de Sinovac Biotech fue ensayada en Brasil, quien la está produciendo actualmente.

Según declaraciones del Instituto Butantan de San Pablo, Brasil, los datos iniciales indicarían que la vacuna contra Covid-19 producida en el Instituto por un acuerdo con Sinovac Biotech, China, es capaz de combatir las variantes P.1 Manaos (Amazónica) y P.2 Río de Janeiro del nuevo coronavirus. 

El estudio se lleva a cabo en asociación con el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de San Pablo (ICB-USP), e incluyó muestras de 35 participantes vacunados en la Fase 3 realizada por Butantan. El estudio completo incluye un mayor número de muestras que ya están en análisis. Los resultados se darán a conocer más tarde.

La vacuna COVID-19 de Sinovac, denominada CoronaVac por el desarrollador, está compuesta por virus entero inactivado con propiolactona y adyuvada con aluminio.

En el estudio se evaluó el virus de referencia, y las variantes P.1 y P.2 (ambas tienen la mutación E484K presente en la variante B.1.351, detectada en Sudáfrica). En todas las pruebas, se utilizó el virus de «tipo salvaje», es decir, coronavirus intactos con el potencial de causar infección. 

La variante P.1 tiene 20 mutaciones y es identificada como la causa de reinfección en Manaos, en tanto que la variante P.2 surgió en Río de Janeiro y se ha extendido a varios estados, incluidos San Pablo, Paraná y Bahía. También se ha detectado en Reino Unido, Canadá, Argentina, Noruega, Irlanda y Singapur.

Sinovac Biotech había anunciado el 5 de febrero los resultados de su fase III. Los ensayos se llevaron a cabo en Brasil, Turquía, Indonesia y Chile. Ha habido un total de 25.000 participantes inscritos en el ensayo en esos cuatro países. En el ensayo en Brasil, a los 14 días siguientes a la vacunación con 2 dosis de vacuna siguiendo un esquema de 0, 14 días, la tasa de eficacia frente a las enfermedades causadas por COVID-19 fue del 50,65% para todos los casos, del 83,70% para los casos que requirieron tratamiento médico y del 100% para los casos de hospitalización grave. y casos fatales.

Por otra parte, las autoridades del Butantan manifestaron en febrero que la vacuna COVID-19 desarrollada por Sinovac Biotech de China era efectiva contra las variantes del Reino Unido y Sudáfrica, citando resultados de pruebas en ensayos chinos.

Un ensayo muy acotado que se acaba de publicar y aún no ha sido revisado por pares, concluye que CoronaVac de China podría ser ineficaz contra la variante P.1 de Brasil. El estudio fue diseñado para probar cómo los anticuerpos creados por la vacunación o por infecciones previas de otras versiones de SARS-CoV-2 responden cuando se enfrentan a la nueva cepa. El plasma de 19 convalecientes neutralizó menos la cepa P.1 comparada a un cepa del linaje B previamente circulando en Brasil. Por otra parte, el plasma recolectado de ocho personas vacunadas hace cinco meses con CoronaVac «no logró neutralizar de manera eficiente la variante P1», aunque el ensayo no pudo demostrar diferencia significativas por el bajo número de muestras. El estudio está firmado por investigadores de Brasil, Reino Unido y Estados Unidos. Dado lo acotado del estudio, se requieren más pruebas para confirmar o descartar estos resultados.

Mientras tanto, la cepa P1 del virus se está propagando rápidamente por Brasil y más de 20 países, lo que genera preocupación sobre cómo funcionarán las vacunas COVID-19 existentes contra la variante y otras cepas similares que están surgiendo en Brasil.

El programa nacional de inmunización de Brasil se basa actualmente en la vacuna china de Sinovac Biotech fabricada por el Instituto Butantan y la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca.