fbpx

El estado actual de la peste porcina africana en el mundo

Se siguen registrando brotes en Europa, Asia y África, en cerdos y jabalíes.

El patrón global de distribución de la Peste Porcina Africana o African Swine Fever (ASF) en el período 2016-2020 revela un grave deterioro debido a la propagación de la enfermedad, principalmente en Europa y en Asia, después de la primera aparición en China en 2018.

Solo en cerdos, se produjeron en África 128 brotes, 4.271 en Europa y 9.928 en Asia. En tanto que en jabalíes, hubo 632 brotes en Asia y 17.307 en Europa. En total, el mundo ha visto 32.265 brotes de ASF con un total de 832.698 casos, incluyendo cerdos y jabalíes. Las pérdidas ascendieron a más de 8 millones de cerdos muertos o sacrificados para controlar la enfermedad.

Europa representó el 67% de los brotes notificados mediante notificaciones inmediatas e informes de seguimiento. Sin embargo, el mayor impacto en términos de pérdidas de animales se registró en Asia (6.733.791 animales perdidos, que es el 82% del total mundial de pérdidas registradas).

Se observaron importantes diferencias a nivel regional. Los países africanos informaron brotes solamente en cerdos, Asia principalmente en cerdos, mientras que Europa principalmente en jabalíes. Este dato corresponde a una situación epidemiológica muy diferente en los continentes.

En su informe más reciente de diciembre de 2020, la OIE (Organización Internacional de Sanidad Animal) dijo que actualmente hay brotes nuevos o en curso en 23 países o territorios. Ocho de ellos están en Europa e incluyen a Alemania, Letonia, Moldavia, Polonia, Rumania, Rusia, Serbia y Ucrania. Doce están en Asia: República Popular de China, India, Indonesia, República Democrática Popular de Corea, República de Corea, Laos, Myanmar, Papua Nueva Guinea, Filipinas, Rusia, Timor-Leste y Vietnam. Y cuatro en África, Namibia, Nigeria, Sudáfrica y Zambia.

La OIE también advirtió a los miembros que manejen el comercio de carne de cerdo de acuerdo con las prácticas higiénicas adecuadas según las normas internacionales para no convertirse en una fuente de infección. También pidió a los Estados miembros que intensifiquen las medidas de bioseguridad y mantengan a los cerdos domésticos alejados del jabalí.

La Peste Porcina Africana es una enfermedad viral que amenaza tanto a los cerdos domésticos como al jabalí, con una alta tasa de mortalidad, pero no afecta a las personas. No existen vacunas o tratamientos aprobados para su uso. La única forma de detener la enfermedad es el sacrificio de todos los rebaños de cerdos afectados o expuestos.

América y el Caribe no registran casos de ASF desde hace más de 40 años. Como el virus puede sobrevivir en productos de cerdo y en el medio ambiente durante mucho tiempo, debe controlarse el ingreso de productos de cerdo contaminados con el virus a través de personas provenientes de los países afectados actualmente o del comercio internacional.