fbpx

El control biológico clásico contra la devastadora mosca de las alas manchadas es seguro

Drosophila suzukii puede poner huevos dentro de frutos maduros, provocando grandes pérdidas económicas

Los científicos del Centre for Agriculture and Bioscience International (CABI) han dirigido una nueva investigación que destaca la seguridad de un agente de control biológico clásico contra la devastadora mosca de la fruta invasora Drosophila suzukii que ataca a más de 150 frutas silvestres y cultivadas, incluidas cerezas, arándanos y fresas, así como las frutas de plantas ornamentales.

Drosophila suzukii, conocida como mosca de alas manchadas, es un insecto frugívoro originario de Asia oriental que se introdujo accidentalmente en América y Europa en la década de 2000, donde se propagó rápidamente.

Las hembras de D. suzukii pueden poner huevos dentro de frutos maduros sanos. La importancia de esta especie radica en que al atacar frutos en sus últimos estadios de madurez, cuando todavía están unidos a la planta, provoca grandes pérdidas económicas en algunas especies de frutales cultivados, especialmente en la industria de las frutas blandas, como así también daños a frutales nativos en zonas de vegetación natural.

En Sudamérica, se registraron las primeras capturas a principios de 2013 en la región meridional del Brasil (estados de Rio Grande do Sul y Santa Catarina) y en Uruguay. En el verano 2013-14, adultos de D. suzukii se capturaron en la zona de Valparaíso (Chile). En Argentina fue hallada por primera vez en el 2014, casi simultáneamente en Choele Choel (provincia de Río Negro) sobre frambuesa, en el partido de Lobos (provincia de Buenos Aires) sobre arándano y en Concordia (provincia de Entre Ríos), en quintas de naranja y de zarzamora. En los años subsiguientes, la plaga se dispersó prácticamente por todo el territorio argentino. La dinámica de los hallazgos de los últimos años, indica que D. suzukii literalmente ha invadido Sudamérica.

El control biológico clásico, es decir, la introducción de enemigos naturales del área de origen de una plaga invasora, se ha propuesto repetidamente para controlar la D. suzukii en las Américas y en Europa. Los resultados en Asia y experimentos de laboratorio sugieren que el parasitoide G1 Ganaspis cf. brasiliensis sería un agente de control biológico adecuado.

La liberación en jaulas de campo del parasitoide realizado en dos regiones de Suiza en agosto de 2021 respalda los hallazgos de experimentos de laboratorio realizados anteriormente y el bajo riesgo de efectos no deseados en Drosophila spp nativa. Los parasitoides liberados tenían la opción de parasitar larvas de D. suzukii en frutas frescas, arándanos o bayas de saúco, o la especie nativa no objetivo D. melanogaster en frutas en descomposición.

El estudio, llevado a cabo por CABI, el Servizio fitosanitario cantonale de la Repubblica e Cantone Ticino, la Research Division Plant Protection de Agroscope, Suiza, y el Institute of Agricultural Sciences (IAS), de ETH Zurich, reveló que las larvas de la especie objetivo D. suzukii eran fácilmente parasitadas y de 957 parasitoides emergentes, solo uno era de larvas de la especie no objetivo D. melanogaster que se alimentaba de frutos en descomposición.

El parasitismo de las larvas en D. suzukii fue en promedio del 15 %, mientras que en D. melanogaster, representó un parasitismo de solo 0,02 %. Los resultados obtenidos en condiciones de semicampo respaldan los hallazgos de experimentos de laboratorio anteriores de que el parasitoide G1 G. cf. brasiliensis es muy específico de las larvas de D. suzukii.

De esta forma, los posibles impactos no objetivo son un riesgo bajo y aceptable para el control de la D. suzukii con G. cf. brasiliensis. El parasitoide se lanzó en Italia en 2021, también se aceptó la solicitud de liberación en los Estados Unidos y una solicitud de aprobación fue presentada en Suiza en febrero de 2022. Así, la investigación comienza a implementarse en la práctica.