fbpx Clomid en Etant Enceinte Kamagra Now Uk Co Cialis 30 Pré Sperm Viagra Pas Chere en France

El caracol africano reaparece en las provincias del nordeste argentino

Es una de las plagas más temidas de la agricultura por su voracidad.

En diciembre se detectó un nuevo foco de caracol gigante africano al noroeste de Misiones, en la localidad de Eldorado.

El caracol gigante africano (Achatina fulica o Lissachatina fulica) es considerado una de las plagas agrícolas más perjudiciales del mundo, debido a su alta plasticidad a las variables ambientales, dieta polífaga y, principalmente, su alto potencial reproductivo, ya que pueden llegar a poner hasta seiscientos huevos.  Ha sido incluido en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo​ de The International Union for Conservation of Nature . Además de los perjuicios económicos, es de interés sanitario dado que puede ser un vector de enfermedades zoonóticas.

Los últimos registros del sistema nacional de información sobre especies exóticas invasoras, indican que esta especie se encuentra mayormente en Corrientes y en Puerto Iguazú, pero también se lo puede encontrar en la Selva Paranaense.

El animal mide desde 12 cm de largo y 6 cm de diámetro, llegando algunos ejemplares a medir hasta 20 cm de longitud. A pesar de que es una especie herbívora, puede consumir alimentos de origen animal.

En algunos países su comercio o tenencia es ilegal, como España y EE. UU. Puede contener nematodes (Angyostronglylus cantonensis y A. costaricensis), parásitos que se alojan en tejidos fibromusculares y secreciones de baba del animal, los cuales pueden causar diversas afecciones, como meningoencefalitis. Se recomienda tomarlo siempre con guantes y no consumirlos, dada la posibilidad de transmitir estas y otras enfermedades. Recientemente, a través de la Resolución 417/2020, Argentina ha prohibido la importación, el tránsito interjurisdiccional, la cría y el comercio del caracol gigante africano. 

Esta especie exótica se introdujo en Argentina por transporte humano a través de Brasil. Fue detectada oficialmente en junio de 2010 en la provincia de Misiones por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria y, posteriormente, en la provincia de Corrientes.

Achatina fulica es originario del África tropical, su distribución natural abarca amplias zonas tropicales y subtropicales de varios países de África Oriental, entre ellos Kenia, Tanzania y Somalia. En las últimas décadas se ha detectado en distintos países de Sudamérica, como Colombia,​ Venezuela, Ciudad Guayana, Cuba, Bolivia,​ Islas del Pacífico, Perú, en la ciudad de Corrientes, Argentina, y, en casi todas las zonas tropicales del mundo.


Sitemap