fbpx

El comercio de animales vivos puede ser el origen de nuevas zoonosis

Varios virus han realizado un salto de especie e infectado humanos.

El nuevo coronavirus 2019-nCoV habría surgido en un mercado en Wuhan, China, que vendía animales salvajes

El nuevo coronavirus 2019-nCoV que está causando miles de enfermos y cientos de muertes en China y otros países surgió, según los científicos, de un mercado en Wuhan, China, que vendía animales vivos, incluidos animales salvajes. Hasta el momento la fuente más probable, después de la secuenciación del virus, serían murciélagos.

La presunción del origen de ciertas zoonosis en mercados de animales no es nueva. En el sudeste asiático, África y algunas regiones de América es muy común la existencia de mercados donde se comercializan todo tipo de animales para ser consumidos .

Tampoco podemos decir que la presencia y convivencia de animales domésticos y salvajes en un mismo ámbito es exclusivo de estas regiones.

El estrecho contacto entre humanos y animales cuyos hábitats naturales son distintos posibilita que se produzca un salto de especie de algunos virus, es decir que infecten a un hospedador no habitual. La multiplicación de estos virus en el nuevo hospedador puede dar origen a virus recombinantes, es decir nuevas variedades o cepas con propiedades distintas a los virus que les dieron origen.

En 2009, un nuevo virus de la gripe saltó de los cerdos a los humanos y se propagó muy rápidamente, causando un brote inicial en México y convirtiéndose en una pandemia global en solo unos pocos meses. No se ha establecido aún cómo se produjo el nuevo virus capaz de propagarse a humanos y entre humanos. Se presume que el movimiento de virus desde Eurasia y Estados Unidos hacia México, siguiendo la dirección del comercio mundial de cerdos vivos, puede haber tenido alguna relación con la el origen de la nueva variante del virus. Esto resalta el papel fundamental que desempeña el comercio de animales al reunir diversos virus de diferentes continentes, que luego pueden combinarse y generar nuevos virus pandémicos.

En muchas zoonosis virales, es decir infecciones que se transmiten de animales a humanos, se ha demostrado la que los murciélagos han actuado como reservorio, aunque otros animales estuvieron involucrados como intermediarios.

Los coronavirus causantes del SARS y el MERS, similares al que surgió ahora en Wuhan, tuvieron su origen en murciélagos. Los gatos de civeta fueron intermediarios del coronavirus que causó el brote de SARS en el 2003. El brote de MERS del 2012 en Arabia Saudita, se cree que fue transmitido por camellos.

Los murciélagos también son el reservorio de varios virus mortales diferentes como Marburg, Nipah y Hendra, que han causado enfermedades en humanos y brotes en Uganda, Malasia, Bangladesh y Australia. Además, son reservorio natural del virus de la rabia.

Según la WHO (World Health Organization) los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae serían. hospedadores naturales del Virus del Ébola.

Presumiblemente debido a su larga historia de coevolución, la mayoría de estos virus siguen siendo subclínicos en los murciélagos, pero tienen el potencial de causar enfermedades graves en animales domésticos y de vida silvestre y también en humanos.

Por otra parte la deforestación y urbanización de las últimas décadas plantea nuevos escenarios no naturales para estos animales y su contacto con humanos y otras especies animales se ve alterado, posibilitando una mayor dispersión de los virus que portan.

Según la FAO (Food & Agricultural Organization), existen más de 1.150 especies de murciélagos en todo el mundo, que representan alrededor del veinte por ciento de la biodiversidad de todas las especies de mamíferos. Los murciélagos llevan a cabo importantes actividades ecológicas y agrícolas como la polinización y dispersión de semillas.

La persecución de los murciélagos, incluida la destrucción de sus refugios y el sacrificio de colonias enteras, plantea otro problema, ya que ha llevado no solo a la disminución de las especies protegidas de murciélagos, sino también a un aumento en la prevalencia del virus en algunas de estas poblaciones.