fbpx

COVID-19 podría dañar los vasos sanguíneos cerebrales

SARS-CoV-2 produciría daño vascular, aunque sin infección directa del cerebro.

Un examen de muestras de tejido cerebral de 19 pacientes con coronavirus que murieron entre marzo y julio de 2020 realizado por los científicos del National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS) sugiere que aquellos que contraen una infección por SARS-CoV-2 pueden ser susceptibles a sufrir daño cerebral.

Los pacientes presentaban adelgazamiento y fugas de los vasos sanguíneos del cerebro. Los resultados se publicaron en una carta al New England Journal of Medicine.

El estudio se realizó empleando un escáner especial de resonancia magnética de alta potencia para examinar muestras de bulbos olfatorios y troncos cerebrales de cada paciente. Se cree que estas regiones son altamente susceptibles al COVID-19.

Ambas regiones tenían una gran cantidad de puntos brillantes, llamados hiperintensidades, que a menudo indican inflamación, y puntos oscuros, llamados hipointensidades, que representan sangrado.

Los puntos brillantes contenían vasos sanguíneos más delgados de lo normal y, a veces, filtraban proteínas sanguíneas, como fibrinógeno, hacia el cerebro. Esto pareció desencadenar una reacción inmunológica, estaban rodeadas de linfocitos T y de las propias células inmunitarias del cerebro llamadas microglía.

Por el contrario, los puntos oscuros contenían vasos sanguíneos coagulados y con fugas, pero ninguna respuesta inmunitaria.

No se pudo detectar SARS-CoV-2 en las muestras de tejido, ni material genético o ni proteínas del virus, lo que indicaría que el daño cerebral no fue causado por el ingreso directo del virus al cerebro. Los resultados sugieren que los problemas neurológicos en algunos pacientes de COVID-19 pueden ser causados por la respuesta inflamatoria del cuerpo al virus.

Por otra parte, otro trabajo reciente mantiene la duda de si SARS-CoV-2 puede ingresar al cerebro. El virus SARS-CoV-2 se une a las células a través de la subunidad S1 de su proteína spike. La publicación de Nature Neuroscience demuestra que la proteína S1 puede cruzar fácilmente la barrera hematoencefálica en ratones. También fue captada por pulmón, bazo, riñón e hígado. Las proteínas virales a menudo se desprenden del virus y circulan libres, y podrían ser la causa del efecto sobre el sistema nervioso de SARS-CoV-2. La proteína S1 probablemente hace que el cerebro libere citocinas y productos inflamatorios.

Por el momento, no existe evidencia firme sobre las causas que provocan los múltiples problemas neurológicos que han sido observados en algunos pacientes con COVID-19.