Cargill y otros grandes aumentan su provisión de aceite de palma certificado

El aceite de palma certificado segregado se produce de manera sustentable, sin deforestación.

Cargill aspira a convertirse en uno de los mayores proveedores de EE. UU. a gran escala de aceite de palma certificado como segregado por la Roundtable on Sustainable Palm Oil (RSPO).

El término “segregado” indica que el aceite de palma certificado se mantiene separado del aceite de palma convencional en toda la cadena de suministro. El aceite de palma certificado segregado debe producirse de acuerdo con los principios y criterios establecidos por la RSPO, que verifica que los bosques estén protegidos y se cumplan las salvaguardas sociales y ambientales durante la producción y cosecha del aceite. Este producto debe refinarse en instalaciones certificadas RSPO y, en última instancia, ser utilizado por un fabricante certificado RSPO.

El aceite de palma es el aceite comestible más consumido, más importado y de mayor rendimiento del mundo. Al menos el 50% de los productos envasados ​​que se venden en los supermercados contienen aceite de palma.

La transparencia del producto es, en particular, un tema que seguirá dirigiendo la demanda de los consumidores en los próximos años, que impulsa la trazabilidad del producto de manera significativa.

El aceite de palma es un aceite vegetal económicamente más viable y sostenible que otro aceite alternativo. Utiliza hasta 10 veces menos tierra que otros aceites vegetales importantes, como la colza o el girasol, utiliza menos fertilizantes y pesticidas y se puede cosechar durante todo el año; produce mayores rendimientos por hectárea que otros cultivos oleaginosos, una hectárea puede producir 4.000 kg de aceite de palma, en comparación con 500 kg de un aceite de semilla.

La producción de aceite de palma proporciona ingresos a más de 4,5 millones de personas solo en Indonesia y Malasia, y representa el 4,5% del PBI de Indonesia.

Según una evaluación de la Zoological Society of London (ZSL), una organización conservacionista del Reino Unido, solo el 55 por ciento de 98 empresas evaluadas aplican compromisos claros de deforestación cero a sus proveedores, mientras que solo el 10 por ciento pueden informar de manera integral sus acciones de monitoreo.

En su campaña contra la deforestación, Unilever también está utilizando análisis geoespacial que tiene el potencial de funcionar a gran escala. Mientras tanto, 21 grandes empresas de nivel internacional, entre las que se incluyen Nestlé, Unilever, Tesco, Lidl, Asda, Aldi y Nando’s se han unido para fortalecer su política contra la deforestación.

Más en Frontera

Las grandes farmacéuticas se unen a la lucha contra las superbacterias

Veinte compañías líderes esperan tener 2 a 4 nuevos antibióticos en 2030.

Termina el estudio de fase 3 de la vacuna de Pfizer y BioNTech con un 95% de eficacia

La vacuna BNT162b2 contra COVID-19 está basada en RNA mensajero.

Llega el 1º Congreso Argentino de Semillas

Organizado por la Asociación de Laboratorios Agropecuarios Privados, será virtual y gratuito.