fbpx

C. difficile, una bacteria que causa diarreas severas, puede estar en todas partes

En un estudio mundial, el 26% de las muestras ambientales de centros sanitarios y no sanitarios dieron positivo a cepas de C. diff

Clostridioides difficile o C. diff, una bacteria que causa inflamación del colon y diarrea severa, es ampliamente prevalente en entornos no relacionados con la atención médica en los Estados Unidos y en todo el mundo, según investigadores de la University of Houston que se presentaron en IDWeek.

En una muestra mundial, el 26% de las muestras ambientales de centros sanitarios y no sanitarios dieron positivo a cepas de C. diff. Las suelas de los zapatos tuvieron las tasas de positividad más altas, con un 45% de las muestras que dieron positivo a la bacteria.

De 2014 a 2017, los investigadores recolectaron muestras de áreas públicas, entornos de atención médica y suelas de zapatos en los Estados Unidos y otros 11 países. Compararon las tasas de positividad de C. diff entre entornos, incluidas las suelas de los zapatos, que se investigaron por su papel potencial en la transmisión ambiental.

Hasta ahora, su presencia en entornos comunitarios se ha pasado por alto en gran medida. La infección por C. diff se conocía históricamente como una infección asociada a hospitales, y los esfuerzos para reducir la infección y controlar su propagación se han centrado en hospitales e instalaciones de atención a largo plazo.

Aproximadamente 1 de cada 6 pacientes que contraen C. diff lo volverán a tener en las siguientes 2 a 8 semanas. Una de cada 11 personas mayores de 65 años diagnosticadas con una infección por C. diff asociada a la atención médica muere en el plazo de un mes. Para aquellos con infecciones repetidas, los tratamientos innovadores, incluidos los trasplantes de microbiota fecal, han mostrado resultados prometedores.

Recientemente, los casos de C. diff. adquiridos en la comunidad han aumentado, lo que sugiere la necesidad de una administración comunitaria más amplia.

“Los resultados de este estudio cambian la comprensión de C. diff, incluido dónde se encuentra, cómo se transmite y a quién afecta”, dijo Kevin W. Garey, profesor de la University of Houston y uno de los autores del trabajo.

Identificar a las persona en riesgo en cualquier parte del mundo debería convertirse en una prioridad, independientemente de si la persona se encuentra en un hospital o en la comunidad “.

Para prevenir infecciones y reducir la propagación de C. diff en la comunidad, las medidas simples incluyen practicar una higiene adecuada de las manos, limpiar las superficies con desinfectantes químicos y quitarse los zapatos antes de ingresar a una casa o espacio común. Las suelas de los zapatos no están limpias, pueden introducir bacterias patógenas en el baño o la cocina, lo que podría enfermar.

El estudio es parte de un esfuerzo continuo de investigadores de la University of Houston enfocados en comprender mejor la prevalencia de C. difficile en todo el mundo y representa un primer paso prometedor hacia una vigilancia, administración y protección más efectivas.

IDWeek es la reunión anual conjunta de la International Infectious Diseases Society of América (IDSA), la Society for Healthcare Epidemiology of America (SHEA), la HIV Medicine Association (HIVMA), la Pediatric Infectious Diseases Society (PIDS) y la Society of Infectious Diseases Pharmacists (SIDP).