fbpx Viagra O Similar Precio Barato Generico E Viagra 25 Mg O 50 Mg Es Igual El Cialis Generico

Animales que albergan coronavirus: la experiencia veterinaria

¿Dónde se esconderá el SARS-CoV-2 después de la pandemia?

Los coronavirus son virus que muestran una plasticidad genética excepcional, impulsada por la acumulación de mutaciones puntuales y eventos de recombinación de su genoma. Esta variación genética es responsable de la aparición continua de cepas virales con mayor virulencia, que se unen a diferente tejidos celulares o con un mayor rango de especies animales afectadas.

Antes de la aparición del SARS, existía un amplio conocimiento en medicina veterinaria sobre los coronavirus animales, su evolución y patología. El virus de la bronquitis infecciosa de las aves de corral y el virus de la peritonitis infecciosa felina se conocen desde principios de 1900. Los cerdos son afectados por una cantidad de coronavirus producto de mutaciones de su genoma: el virus de la gastroenteritis porcina transmisible, el coronavirus respiratorio porcino, el virus de la diarrea epidémica porcina, el virus del síndrome de diarrea aguda grave, el coronavirus porcino causante de brotes de diarrea grave en América del Norte y Asia, y el virus de la encefalomielitis hemaglutinante porcina. Bovinos, perros y gatos también son afectados por variantes de distintos coronavirus.

Los estudios han demostrado que el SARS-CoV-2 puede infectar a muchos animales domésticos y cautivos, desde gatos y perros, hasta pumas, gorilas y leopardos en zoológicos y visones de granja.

Desde que el SARS-CoV-2 comenzó a propagarse por todo el mundo, existe la preocupación de que pueda pasar de las personas a los animales. Si es así, podría acechar en varias especies, posiblemente mutar y luego resurgir en humanos incluso después de que la pandemia haya remitido.

Sospechosos principales de una futura propagación, los cerdos y murciélagos, parecen ser hospedadores pobres de SARS-CoV-2. Estas especies han estado involucradas en el origen de diferentes virus que afectan a los humanos, incluido el SARS-CoV-2. Sin embargo, diferentes estudios consideran que es improbable que el virus pueda propagarse a nuevas poblaciones de estos animales.

Los experimentos de laboratorio han descartado una cantidad de hospedadores potenciales como ratones de campo, mapaches, vacas, patos y pollos, que parecen todos resistentes a la infección.

Animales sociables con humanos o con hábitos gregarios, o hacinadas en centros de producción, presentan un mayor riesgo de adquirir SARS-CoV-2 de humanos que los de vida solitaria. Los gatos, una especie altamente sociable con el humano, superan la infección rápidamente, lo que significa que probablemente no sean infecciosos por mucho tiempo.

Cuando el SARS-CoV-2 se detectó en las granjas holandesas, así como en granjas de una docena de otros países, incluidos Dinamarca, Grecia, Canadá y Estados Unidos, se confirmaron los primeros temores de los investigadores de que el virus pueda encontrar refugio en los animales de formas difíciles de predecir y controlar, y que luego pueda volver a las personas. En algunas de las granjas, los humanos parecen haber transmitido el virus a los visones.

Cualquier cambio en el virus cuando infecta a las personas puede influir en cómo afecta a los animales. Aún no se ha podido determinar la capacidad para infectar animales de las variantes de rápida propagación que se identificaron por primera vez en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.

La transmisión generalizada de un patógeno emergente, como el SARS-CoV-2, puede conducir potencialmente a mutaciones adicionales por las cuales el virus se adapta a diferentes huéspedes cruzando las barreras de las especies. Los repetidos eventos de transmisión entre especies de los coronavirus animales demuestran su capacidad excepcional para expandir su rango de hospedadores. Los planes de vigilancia de las infecciones por SARS-CoV-2 deberían incluir, no solo los contactos humanos de las personas infectadas, sino también su entorno animal.


Sitemap