Nueva combinación de tres drogas se aplicó con éxito en pacientes con tuberculosis resistente

La combinación de bedaquilina, pretomanida y linezolid curó al 90% de los pacientes con tuberculosis ampliamente resistente.

Seis meses después del final del tratamiento, el 90% de los pacientes tuvieron un resultado favorable.

Los resultados del ensayo clínico que ayudaron a la aprobación por parte de la FDA (Food and Drug Administration) del nuevo medicamento antituberculoso pretomanida, aparecieron el 5 de marzo en el New England Journal of Medicine.

El ensayo de fase III Nix-TB, fue realizado en tres sitios en Sudáfrica por un equipo de investigadores británicos, sudafricanos y estadounidenses desde abril de 2015 hasta noviembre de 2017 y evaluó la seguridad y la eficacia de 26 semanas de tratamiento combinado con pretomanida oral, bedaquilina y linezolid en pacientes con tuberculosis extremadamente resistente a los medicamentos (XDR- TB, tuberculosis con resistencia a la isoniazida, rifampicina, cualquier fluoroquinolona, y al menos un medicamento inyectable  como amikacina, capreomicina o kanamicina), y tuberculosis multirresistente (MDR- TB, tuberculosis con resistencia a isoniazida y rifampicina que no responde al tratamiento o para la cual se suspende el tratamiento debido a efectos secundarios) que no respondían al tratamiento.

El estudio incluyó un total de 109 pacientes inscriptos que se incluyeron en la evaluación de los puntos finales de eficacia y seguridad. A los 6 meses después del final del tratamiento, 11 pacientes (10%) tuvieron un resultado desfavorable y 98 pacientes (90%) tuvieron un resultado favorable.

Pretomanida, un compuesto dentro de las nitroimidazooxazinas, fue desarrollado por la organización sin fines de lucro TB Alliance y aprobado por la FDA en agosto 2019, para su uso en combinación con bedaquilina y linezolid. La aprobación se logró por la vía LPAD, establecida por el Congreso con el fin acelerar el desarrollo de medicamentos antibacterianos y antimicóticos para pacientes con infecciones potencialmente mortales y opciones de tratamiento limitadas.

La pretomanida fue adquirida por TB Alliance en 2002 y ha estado en desarrollo clínico desde 2005. El esfuerzo ha sido apoyado por la United States Agency for International Development (USAID) y los National Institutes of Health, junto con grupos privados, públicos y filantrópicos.

El régimen es conocido como BPaL, tiene administración oral y la duración del tratamiento es de 6 meses. Los tratamiento actuales para la tuberculosis altamente resistente a los medicamentos requieren que los pacientes tomen hasta ocho antibióticos, algunos inyectables durante 18 a 24 meses.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 558.000 personas en todo el mundo desarrollaron TB resistente a los medicamentos en 2017, y el 8,5% de esos casos fueron XDR-TB. Si bien las tasas de curación para la TB susceptible a los medicamentos son del 82%, los últimos datos de resultados del tratamiento muestran tasas de éxito de solo el 55% y el 34% para TB-MDR y TB-XDR, respectivamente. Las bajas tasas de curación de la TB resistente a los medicamentos se atribuyen a la duración de los tratamientos y regímenes que incluyen inyecciones dolorosas y medicamentos menos efectivos y más tóxicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea una estrategia para terminar con la TB en mundo para el año 2035. Sin embargo, la XDR- TB y MDR- TB plantean amenazas para el logro de este objetivo debido a la falta de tratamiento efectivo para estas formas de la enfermedad.

Conradie, M.B. et al. N Engl J Med 2020; 382:893-902. DOI: 10.1056/NEJMoa1901814 https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1901814

Más en Frontera