Los cinco tipos de vacunas para prevenir COVID-19 que están en desarrollo

Más de 100 proyectos de vacuna son parte del esfuerzo global para detener la pandemia de COVID-19

Algunas de las tecnologías utilizadas para las nuevas vacunas ya están en uso, mientras que otras se emplearán por primera vez.

Vacunas con Adenvirus como vector

Estas vacunas utilizan Adenovirus modificados genéticamente para expresar antígenos de SARS-CoV-2, como la proteína S que usa el virus para ingresar a células humanas. El Adenovirus modificado no se replica, pero desencadena una respuesta inmune, protegiendo contra COVID-19. Vacunas contra el VIH, la gripe, el Ébola y la malaria que utilizan esta plataforma están en ensayos clínicos.

El Instituto Jenner de la Universidad de Oxford está trabajando en la vacuna ChAdOx1 (Chimpance Adenovirus Oxford 1) nCoV-19, junto a la farmacéutica británica AstraZeneca.

AstraZeneca tiene intenciones de aumentar rápidamente la producción de la vacuna COVID-19 de la Universidad de Oxford- Los compromisos de suministro masivo de AstraZeneca dependerán de los resultados de un ensayo en fase 2/3 de la vacuna que espera inscribir a 10.260 personas en el Reino Unido. El estudio apunta a generar resultados para respaldar los primeros envíos a clientes en septiembre. Un ensayo de fase 1 de 1.000 voluntarios aún no ha arrojado datos concluyentes.

La compañía china CanSino Biologics, el brazo de ciencia médica del Ejército Popular de Liberación, ha completado y publicado en The Lancet los ensayos clínicos de Fase 1 positivos con una vacuna de vector de adenovirus llamada Ad5-nCoV.

Por otra parte, Johnson & Johnson, a través de su filial Janssen, está utilizando una tecnología de adenovirus humano genéticamente modificado llamada AdVac. Esta es una plataforma probada, que se utilizó para producir la vacuna Mosaico contra el Ébola de la compañía, que comenzó a aplicarse en el Congo en el 2019.

Vacunas a mRNA

Al inyectar RNA mensajero (mRNA) de un virus, las células humanas son capaces de producir las proteínas virales. El mRNA es la molécula que lleva las instrucciones del DNA a las fábricas de proteínas de la célula, llamadas ribosomas. En este caso, la secuencia de RNA se toma del genoma del virus SARS-CoV-2, estimulando una respuesta inmune que luego debería detener la enfermedad de COVID-19. Una ventaja de las vacunas de mRNA es un proceso de producción más barato y más rápido, lo que las convierte en las más escalables para hacer frente a una pandemia mundial. No existen al momento vacunas basadas en esta plataforma.

Moderna, una startup de biotecnología con sede en EE. UU., está a la cabeza en desarrollo. Moderna anunció el inicio de su ensayo de Fase 2 en mRNA-1273 en 600 voluntarios humanos el 29 de mayo.

Otros equipos con la misma plataforma son el del Imperial College de Londres; la empresa alemana BioNTech en alianza con Pfizer; y CureVac, con sede en Alemania.

Vacunas a virus inactivado

Es el enfoque más tradicional, utilizado en las vacunas contra Influenza y poliomielitis por ejemplo. El virus debe producirse en grandes cantidades e inactivarse. El virus inactivo estimula el sistema inmunitario para que produzca anticuerpos.

La compañía china Sinovac, diseñó la vacuna inactivada PiCoVacc, usando SARS-CoV-2 aislado de pacientes. Un ensayo clínico de fase 1/2 con 744 participantes humanos está en marcha en China, con los primeros resultados pronosticados para agosto.

Un equipo internacional postula utilizar la vacuna BCG contra la tuberculosis. Actualmente se están llevando a cabo ensayos entre 10.000 trabajadores de salud de primera línea en Australia, administrados por el Instituto de Investigación Infantil Murdoch y en los Países Bajos entre otros 1.500 trabajadores de la salud.

El crecimiento de grandes volúmenes de virus para usar en vacunas es un proceso largo y arduo, por lo que el enfoque tradicional será el más lento para escalar a nivel mundial

 Vacuna de DNA

La técnica implica inyectar un plásmido de ADN circular conteniendo genes virales para las proteínas de SARS-CoV-2. Las proteínas virales de SARS-CoV-2 son luego sintetizadas por la célula y ayudan a preparar el sistema inmunitario para combatir COVID-19. No se han utilizado aún vacunas de DNA en humanos para prevenir enfermedades.

El desarrollador líder es Inovio, que trabajó con una vacuna candidata de ADN contra MERS. Varios otros equipos también están trabajando en candidatos a vacunas de ADN para el nuevo coronavirus, incluido uno en la Facultad de Medicina de Harvard.

La vacuna de Inovio ya se encuentra en ensayos en humanos, con una prueba de estudio de fase 1 en 40 voluntarios en Filadelfia y Kansas City; se esperan resultados a fines de junio

 Vacunas de proteínas virales

La plataforma es conocida y ya utilizada, como el caso de la vacuna contra el Virus del Papilloma Humano (HPV). Utilizando el genoma del virus insertado en células bacterianas e incluso de plantas, para lograr proteínas de virales.

Sanofi Pasteur, está reutilizando su enfoque de DNA recombinante en líneas celulares y ya produce la vacuna FluBlok contra la influenza. Su vacuna candidata se espera que entre en ensayos clínicos en la segunda mitad de 2020 y esté disponible para la segunda mitad de 2021. Sin embargo, los ensayos en fase 1 en humanos aún no han comenzado.

Este enfoque también está siendo utilizado por un equipo de la Universidad de Pittsburgh, que ya habían trabajado en SARS y MERS. Su proteína purificada puede administrarse en un parche 400 pequeñas agujas solubles que se adhieren a la piel. Sin embargo, los ensayos en fase 1 en humanos aún no han comenzado

Por separado, Novavax ha desarrollado una forma de empaquetar las proteínas de SARS-CoV-2 en nanopartículas. Los ensayos de fase 1 comenzaron el 26 de mayo en Australia en 131 voluntarios humanos, y se esperan resultados en julio. En Canadá, Medicago comenzó a producir partículas similares a virus del coronavirus, expresadas en hojas de Nicotiana benthamiana , un variante salvaje del tabaco, solo 20 días después de la publicación del genoma viral.

Medicago anunció resultados positivos para una prueba de su vacuna candidata COVID en ratones el 14 de mayo, y tiene como objetivo comenzar las pruebas en humanos en el verano. 

Al igual que con los virus inactivados, la producción de proteínas virales lleva tiempo, por lo que la producción a gran escala sería más lenta que en el resto de las plataformas. 

Más en Frontera

La Cumbre Global de Vacunas recaudó 8800 millones de dólares para programas de inmunización

Gavi, the Vaccine Alliance, pretende llegar a 300 millones más de niños para 2025.

Nueva combinación de tres drogas se aplicó con éxito en pacientes con tuberculosis resistente

La combinación de bedaquilina, pretomanida y linezolid curó al 90% de los pacientes con tuberculosis ampliamente resistente.

Leishmaniasis, una zoonosis en expansión

Argentina tiene zonas endémicas de la enfermedad en humanos y caninos.