Cómo reducir el impacto del ganado en el cambio climático

Alternativas para disminuir las emisiones del ganado bovino.

Uno de los objetivos en la lucha contra el cambio climático, es reducir el volumen de metano que producen las vacas, apuntando a sus microbios intestinales.

El ganado es responsable del 14.5% de todas las emisiones relacionadas con la actividad humana, y los bovinos representan la mayor proporción de esa cifra.

Las emisiones de las cadenas productivas de ganado se originan a partir de cuatro procesos principales: fermentación entérica, manejo del estiércol, producción de alimento y consumo de energía. La fermentación entérica representa el metano generado durante el proceso digestivo de los rumiantes, aunque las especies no rumiantes también producen metano durante la digestión, la cantidad es mucho menor.

Un estudio sobre 1000 vacas en granjas de países europeos para comprender en qué medida los microbiomas de rumiantes pueden ser controlados por el animal e identificar las características que determinan la productividad y las emisiones de metano.

Se descubrió que los animales tenían una gran proporción de bacterias intestinales en común. Al inocular terneros con probióticos, la mezcla de microbios podría alterarse y el volumen de metano producido sería limitado. Al eliminar las bacterias intestinales más perjudiciales, las emisiones podrían reducirse a la mitad.

El microbioma del rumen se vincularía con la genética y el fenotipo del huésped, identificado por la emisión de metano, la composición del rumen, metabolitos sanguíneos y eficiencia en la producción de leche. Estos fenotipos se pueden predecir a partir del microbioma central utilizando algoritmos de machine learning.

Por otra parte, las bacterias que causan gases en los sistemas digestivos de los bovinos estarían relacionadas con su genética. A largo plazo, esto podría significar que algunos de los microbios más problemáticos podrían eliminarse mediante la cría selectiva.

En otro enfoque para reducir la emisión en bovinos, han sugerido que mezclar algas marinas en alimento para ganado también podría ser una forma de reducir el volumen de metano producido. Y también podría ayudar a la nutrición de los bovinos. Sin embargo, el cultivo de algas marinas en la escala necesaria probablemente sea problemático y perjudicial para el medio ambiente en sí mismo.

La incapacidad de mitigar los efectos del cambio climático es una de las principales amenazas que enfrenta el planeta, según el Informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial. Y el metano es una de las principales causas del problema, después del dióxido de carbono, que debería ser mitigado según los organismos internacionales.

Wallace et al., Sci. Adv. 2019; 5: eaav8391 3 July 2019. A heritable subset of the core rumen microbiome dictates dairy cow productivity and emissions. DOI: 10.1126/sciadv. aav8391 https://advances.sciencemag.org/content/5/7/eaav8391

Kinley, R.D., Fredeen, A.H. J Appl Phycol 272387–2393 (2015). In vitro evaluation of feeding North Atlantic stormtoss seaweeds on ruminal digestion.  https://doi.org/10.1007/s10811-014-0487-z https://link.springer.com/article/10.1007/s10811-014-0487-z

Más en Frontera