Las áreas libres de mosca de la fruta acelerarían la exportación de cerezas a China

La certificación permite exportar sin tratamientos poscosecha.

El reconocimiento se logró con la aplicación de técnicas nucleares para obtener insectos estériles.

Con la ayuda de técnicas nucleares, las áreas en Argentina que cultivan frutas de hueso y pepita para la exportación han sido reconocidas por China como libres de moscas de la fruta (Ceratitis capitata).

Se espera que este reconocimiento sea un gran impulso para las exportaciones de frutas de nicho de Argentina, que permite las exportaciones al mercado de alimentos frescos más grande del mundo. Un reconocimiento similar por parte de los Estados Unidos y Chile ya existe. 

El estado libre de plagas para estas nuevas áreas se logró con la ayuda de técnicas nucleares, gracias al apoyo de la Agencia Internacional de Energía Atómica (International Atomic Energy Agency- IAEA) en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (Food and Agriculture Organization of the United Nations-FAO).

El trabajo del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) a través del Programa Nacional de Control y Erradicación de la Mosca de la Fruta (PROCEM) en cooperación con los productores de fruta y la OIEA, en el marco del programa de cooperación técnica, incluyó la transferencia de tecnología para apoyar la aplicación de la técnica del insecto estéril (Sterile Insect Technique– SIT). El SIT usa irradiación para esterilizar insectos machos criados en masa para que no puedan producir descendencia, lo que resulta en una reducción de la población de plagas con el tiempo.

Los tratamientos posteriores a la cosecha, un requisito del país importador, significan un costo adicional después de la cosecha. El SIT reduce o elimina la necesidad de tratamientos postcosecha.

La Dirección General de Aduanas de la República Popular de China realizó visitas técnicas para verificar el estado fitosanitario de las áreas. Se estableció que la región de la Patagonia y el oasis central y sur de la provincia de Mendoza cumplían los requisitos necesarios para calificar como áreas libres de moscas de la fruta, y que el tratamiento poscosecha, utilizado para prevenir problemas de plagas, ya no era necesario. Esto significa que una vez cosechadas e inspeccionadas, las frutas pueden exportarse.

Ahora que estas áreas se reconocen como libres de plagas mediante el uso de la SIT y medidas de control complementarias, se acelerará la exportación de frutas de hueso y pepita. 

En la temporada 2019/2020, se exportaron 5.600 toneladas de cerezas, un 20% superior a la temporada anterior, con un ingreso para el país de US$ 27,2 millones. Los principales destinos de exportación fueron Estados Unidos, China, España y Canadá. Argentina se encuentra en el segundo lugar en exportación de cerezas del hemisferio sur.

Más en Frontera

Biosimilares: hacia drogas biológicas más accesibles

Los productos biológicos se encuentran entre los medicamentos más caros.

Cultivar arroz en el océano: el impacto de lograr tolerancia a la sal

La agricultura oceánica es una forma emergente de producción de alimentos.

Francia apuesta por el biocontrol para resolver el problema de las plagas en agricultura

El mercado mundial de agentes de biocontrol superaría los USD 7,5 mil millones para 2025.