El virus SARS-CoV-2 podría transmitirse a algunos animales

La investigación sobre el rol de los animales en la pandemia es prioritaria para la OIE.

Todavía se desconoce el verdadero rol de los animales en la pandemia de COVID-19.

Los Laboratorios Nacionales de Servicios Veterinarios (NVSL) del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS) de los EE.UU. confirmaron un caso de COVID-19 en un tigre de un zoológico de Nueva York, según un comunicado en su sitio web. El caso representa la primera instancia de un tigre infectado con COVID-19. Además, cuatro tigres y tres leones presentaron síntomas. aunque no se les tomó muestras para evitar anestesiarlos. Se cree que el animal estuvo expuesto a un empleado asintomático del zoológico.

Hasta ahora, ha habido algunos informes de mascotas infectadas: un gato en Bélgica y dos perros en Hong Kong. Los gatos pueden estar infectados con el coronavirus que causa COVID-19, y pueden transmitirlo a otros gatos, pero los perros no son realmente susceptibles a la infección, dicen investigadores del Instituto de Investigación Veterinaria de Harbin, en China.

La circulación continua del SARS-CoV-19 en animales aún no se ha demostrado. Esto es particularmente importante cuando se consideran mascotas. Los resultados sugieren que los gatos deben considerarse en el esfuerzo por controlar COVID-19, pero que no son un factor importante en la propagación de la enfermedad

Se sabe que seis coronavirus infectan a los humanos antes del evento COVID-19, a saber, 229E, NL63, HKU1, OC43, SARS-CoV y MERS-CoV, de los cuales los dos últimos han sido identificados como zoonóticos, dado que los animales de origen son gatos de civeta y camellos, respectivamente y exhiben una alta tasa de mortalidad.

Se ha demostrado que OC43, el coronavirus humano más prevalente que causa el “resfriado común”, está estrechamente relacionado con el coronavirus respiratorio canino (CRCoV) y, en particular, con el coronavirus bovino (BCoV), pero no ha mostrado una infección cruzada entre especies.

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) declaró que no hay evidencia de que los perros o gatos estén jugando un papel en la propagación de esta enfermedad humana. Sin embargo, el grupo ad-hoc para COVID-19 fijó su posición en cuanto a las líneas de investigación para conocer el rol de los animales en la pandemia de COVID-19. Según la OIE, es necesario identificar el reservorio animal y el huésped intermedio a través de estrategias de vigilancia / investigación, conocer las vas de transmisión, el rango de hospedadores, la dinámica del comercio de vida silvestre, y el posible papel del ganado y de los animales de compañía en la epidemiología de la enfermedad humana.

Por otra parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC) recomiendan que hasta que sepamos más sobre cómo este virus afecta a los animales, trate a las mascotas como lo haría con otros miembros de la familia humana para protegerlos de una posible infección. Un animal puede transportar el virus igual que los objetos. La Asociación Americana de Medicina Veterinaria también recomienda que si está enfermo con COVID-19, debe restringir el contacto con mascotas y otros animales, tal como restringiría su contacto con otras personas.

Según los CDC, las personas con COVID-19 deben limitar el contacto con sus mascotas, lo que incluye evitar acariciarlas, lamerlas y compartir alimentos. Al manipular y cuidar animales, se deben implementar medidas básicas de higiene. Esto incluye lavarse las manos antes y después de estar cerca o manipular animales, sus alimentos o suministros. Es aconsejable mantener a los animales, al igual que los humanos, a una distancia social de otros animales y humanos. También aconsejan evitar pasear libremente al perro y que tenga contacto con otras personas o animales. Las heces deben eliminarse higiénicamente del medio ambiente.

Aparentemente, los animales con COVID-19 se han infectado por contacto cercano con una persona infectada. Por último, según los CDC, los gatos callejeros no deben tener acceso a las instalaciones de hogares de ancianos y los gatos de los residentes deben mantenerse permanentemente en el interior.

Más en Frontera

Leishmaniasis, una zoonosis en expansión

Argentina tiene zonas endémicas de la enfermedad en humanos y caninos.

Candida auris, el “super hongo” que pasó a ser una preocupación mundial

El CDC lo identificó como una amenaza urgente para la salud pública.

Cultivar arroz en el océano: el impacto de lograr tolerancia a la sal

La agricultura oceánica es una forma emergente de producción de alimentos.