La pandemia de COVID-19 duplicaría el número de personas con hambre aguda en el mundo

El World Food Programme llama a mantener la asistencia alimentaria a 100 millones de personas vulnerables.

Un informe de Naciones Unidas pronostica que la inseguridad alimentaria aguda afectará a 265 millones en 2020.

La pandemia de COVID-19 podría casi duplicar el número de personas que padecen hambre aguda, llevándola a más de un cuarto de mil millones para fines de 2020, advirtió hoy Naciones Unidas en un nuevo Informe Mundial de Crisis Alimentarias (Global Report on Food Crises) del World Food Programme (WFP).

El número de personas que enfrentan inseguridad alimentaria aguda (IPC- Integrated Food Security Phase Classification) de categoría 3 o peor (crisis, emergencia o catástrofe) aumentará a 265 millones en 2020, 130 millones más que los 135 millones en 2019, como resultado del impacto económico de COVID-19, según una proyección del WFP.

La estimación se anunció junto con la publicación del Informe Mundial de Crisis Alimentarias, elaborado por el WFP y otros 15 socios humanitarios y de desarrollo.

Según el WFP, en este contexto es vital que se mantenga el programa de asistencia alimentaria, incluidos los propios del WFP, que ofrecen un salvavidas a casi 100 millones de personas vulnerables en todo el mundo.

La mayoría de las personas que sufrieron inseguridad alimentaria aguda en 2019 se encontraban en países afectados por conflictos (77 millones), cambio climático (34 millones) y crisis económicas (24 millones de personas).

El mismo informe asegura que 10 países constituyeron las peores crisis alimentarias en 2019: Yemen, República Democrática del Congo, Afganistán, Venezuela, Etiopía, Sudán del Sur, Siria, Sudán, Nigeria y Haití.

Sudán del Sur tenía el 61 por ciento de su población en un estado de crisis o emergencia alimentaria en 2019. Otros seis países también tenían al menos el 35 por ciento de su población en un estado de crisis alimentaria: Sudán, Yemen, República Centroafricana, Zimbabwe, Afganistán, República Árabe Siria y Haití. Estos diez países representaron el 66 por ciento de la población total en crisis o emergencia alimentaria (IPC / CH Fase 3 o superior) o 88 millones de personas.

El WFP de las Naciones Unidas es la mayor organización humanitaria del mundo, acude ante las emergencias, y ayuda a las personas que se recuperan de conflictos, desastres y el impacto del cambio climático.

Más en Frontera