La Hepatitis E se considera ya una zoonosis emergente en los países industrializados

Algunas variantes del virus tienen reservorios animales y se transmiten por los alimentos.

La transmisión zoonótica del HEV por alimentos de cerdos y animales salvajes, como el jabalí, es cada vez más importante en los países que se industrializan rápidamente en la región de Asia Pacífico.

El virus de la hepatitis E (HEV) es la causa más común de hepatitis viral aguda en todo el mundo. Originalmente considerado restringido a los humanos, se sabe ahora que los HEV tienen varios reservorios animales, como lo demuestra el reciente descubrimiento de HEV en dromedarios, un reservorio subestimado de virus zoonóticos antes de la aparición del coronavirus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (Middle East Respiratory Syndrome/ MERS).

Existen al menos cuatro genotipos de HEV que causan enfermedades en humanos, cada uno con diferentes características epidemiológicas y clínicas entre países en desarrollo y desarrollados. Los genotipos 1 y 2 generalmente se presentan como brotes grandes en áreas donde el HEV es altamente endémico, predominando el genotipo 1 en Asia y África, el genotipo 2 en México y África occidental y el genotipo 4 en Asia y Europa. El genotipo 3 es de distribución mundial y se presenta como casos aislados en países desarrollados.

Los genotipos 1 y 2 solo infectan humanos, y dan cuenta de la mayoría de los casos en el mundo en vías de desarrollo, ya que se transmite principalmente por ruta fecal-oral, al consumir agua de bebida contaminada. Es grave en embarazadas, con tasa de mortalidad del 20-25%.

Los genotipos 3 y 4 se han encontrado en varias especies animales, más significativamente cerdos y en animales de caza como ciervos y jabalíes. También se han detectado cepas estrechamente relacionadas en mangostas, conejos y ratas. Su transmisión es zoonótica, infectando esporádicamente a humanos en países industrializados a través de rutas transmitidas por alimentos. Estos dos genotipos pueden causar infección persistente en personas inmunosuprimidas.

Un 40 por ciento de cerdos de mataderos de EE. UU. fueron seropositivos para el HEV, según un equipo de científicos dirigido por Harini Sooryanarain, del Virginia Polytechnic Institute and State University. Aunque el 40 por ciento de las muestras tenían anticuerpos anti-HEV, solo al 6 por ciento de los cerdos se les detectó el virus.

En Sudamérica hay evidencia serológica del HEV desde 1994 con tasas de seroprevalencia de 1-10%. El genotipo 3 es el más frecuentemente hallado mientras que el genotipo 1 ha sido detectado sólo en Venezuela y Uruguay. Argentina es considerada de baja endemia. La prevalencia de anticuerpos fue de 0 a 11,7% en el período 2013-2014, según la región, detectándose el genotipo 3. En el decenio 2008-2018 se confirmaron 21 casos de hepatitis E en todo el país.

A nivel mundial, el HEV afecta a 20 millones de personas por año, con 3 millones de casos sintomáticos y 70000 muertes, según la Organización Mundial de la Salud (WHO 2017).

El HEV fue descubierto durante la ocupación soviética de Afganistán en la década de 1980, después de un brote de hepatitis inexplicada en un campamento militar. Es un RNA virus de cadena simple perteneciente a la familia Hepeviridae

En 2011 se registró en China una vacuna recombinante de subunidades para prevenir la infección por el HEV, pero todavía no se ha autorizado en otros países.

Es un virus resistente a la pasteurización y persistente en el medio ambiente. En el cerdo no produce enfermedad, y tiene una alta transmisibilidad, afectando en forma rápida toda una manada.

Más en Frontera

África a punto de certificar la erradicación de la polio salvaje

No se ha detectado poliovirus salvaje en el continente africano desde 2016.

Un panel de expertos de EE. UU. desarrolla pautas de tratamiento para COVID-19

El documento proporciona información sobre las terapias antivirales y las basadas en el sistema inmune.

La Cumbre Global de Vacunas recaudó 8800 millones de dólares para programas de inmunización

Gavi, the Vaccine Alliance, pretende llegar a 300 millones más de niños para 2025.