La epigenética aporta otra tecnología para mejorar los cultivos

Silenciar una función genética puede mejorar la fisiología de la planta.

Las nuevas tecnologías NBT de fitomejoramiento podrían aumentar y acelerar el desarrollo de nuevos rasgos en el mejoramiento de plantas.

Las NBT (New Breeding Techniques ) abarcan una amplia variedad de enfoques y metodologías para desarrollar nuevas variedades. Estas nuevas técnicas a menudo implican la edición del genoma con el fin de modificar el ADN en sitios específicos para obtener nuevos rasgos y propiedades en los cultivos.

Las NBT se han desarrollado en la última década y difieren de las técnicas clásicas de obtención de organismos genéticamente modificados (GMO), en donde se introducen genes, generalmente de otro organismo. En el caso de las NBT, el desarrollo de nuevas variedades se puede realizar de una manera más rápida y precisa que las técnicas de mejoramiento convencionales.

Una de las NBT se basa en los fenómenos epigenéticos, modificaciones en la expresión de genes que no obedecen a una alteración de la secuencia del ADN pero son heredables.

Se han identificado muchos tipos de procesos epigenéticos. Por ej. un solo cambio en una base, es decir, una letra de ese código genético, puede conducir a cambios genéticos. La metilación de citosina, que es un tipo de marca epigenética, generalmente se asocia con la represión de la actividad genética. Se sabe que muchas de las marcas epigenéticas generalmente desaparecen al formarse el embrión, pero en las plantas, no se conoce exactamente cuántas modificaciones epigenéticas se heredan.

Un grupo de empresas emergentes está utilizando NBT.  A través de la metilación de citosina, se logra silenciar una función genética específica. La planta modificada es genéticamente idéntica a la planta original. No hay cambios de ADN.

Existe gran interés en lograr modificaciones en características tales como tolerancia a la sequía, resistencia a enfermedades, aumento del rendimiento u otros factores agronómicos como la fertilidad y la eficiencia en el uso de nutrientes.

Lograr introducir un rasgo epigenético requiere procesar gran volumen de datos para detectar un objetivo específico en el genoma de la planta. Se deben utilizan algoritmos para analizar los datos genómicos y así lograr identificar y luego silenciar los niveles de expresión génica como una forma de revelar los rasgos deseados de los cultivos. Con esta metodología, el proceso de mejoramiento puede acelerarse, al punto de desarrollar un nuevo rasgo en unos pocos meses.

Existe un debate abierto en curso sobre si los cultivos obtenidos por tecnologías NBT constituyen OGM, es decir, organismos genéticamente modificados.

Los productores orgánicos ven difícil llegar a un acuerdo en la certificación orgánica de un cultivo que haya tenido algún proceso de mejoramiento por alguna de las NBT. Por otra parte, en el mercado europeo, los cultivos de semillas OGM están prohibidos o muy estrictamente regulados. Hasta el momento, para la Court of Justice of the European Union (CJEU) los productos obtenidos por NBT son sometidos al mismo régimen regulatorio que rige la aprobación de los OGM.

Más en Frontera

África a punto de certificar la erradicación de la polio salvaje

No se ha detectado poliovirus salvaje en el continente africano desde 2016.

Un panel de expertos de EE. UU. desarrolla pautas de tratamiento para COVID-19

El documento proporciona información sobre las terapias antivirales y las basadas en el sistema inmune.

La Cumbre Global de Vacunas recaudó 8800 millones de dólares para programas de inmunización

Gavi, the Vaccine Alliance, pretende llegar a 300 millones más de niños para 2025.