CRISPR permitirá obtener animales más resistentes al cambio climático

La edición génica mediante CRISPR ya se está ensayando en arrecifes de coral, ganado y peces.

La tecnología CRISPR de edición génica podría encontrar soluciones a problemas generados en los animales por el aumento de la temperatura global.

Según la NASA (National Aeronautics and Space Administration) la temperatura media de la superficie del planeta ha aumentado alrededor de 0,9ºC desde finales del siglo XIX, un cambio impulsado en gran medida por el aumento de dióxido de carbono y otras emisiones producidas por el hombre a la atmósfera. La mayor parte del calentamiento se produjo en los últimos 35 años, a una velocidad aproximadamente diez veces mayor que la tasa promedio de calentamiento en toda la historia del planeta.

Los humanos no son los únicos animales que se verán afectados por el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones climáticos. El cambio climático plantea una amenaza fundamental para los lugares, las especies y los medios de vida de las personas.

La tecnología CRISPR de edición genética es una herramienta que está siendo utilizada para encontrar soluciones a algunos de los problemas generados por el cambio climático en los animales. Algunas de las propuestas abordan el impacto sobre los arrecifes de coral, el ganado bovino y la acuicultura. CRIPSR puede usarse para hacer cambios en el genoma, cambios que podrían haberse producido a través de mutaciones naturales, sin introducir genes de otra especie.

Los arrecifes de coral están amenazados por los efectos del cambio climático. Las olas de calor ya han matado a la mitad del coral en la Gran Barrera de Coral. Los corales también solo se reproducen una vez al año, transferir con éxito un rasgo deseable podría llevar varios ciclos de reproducción. En una prueba de concepto, los científicos de la Universidad de Stanford, la Universidad de Texas y el Instituto Australiano de Ciencias Marinas utilizaron el sistema de edición de genes CRISPR-Cas9 para modificar genes en los corales, lo que sugiere que la herramienta algún día podría ayudar a los esfuerzos de conservación.

La propagación de enfermedades y los animales que las portan pueden variar en la medida de que los patrones climáticos cambien y con eso, los límites de algunos patógenos también cambiarán. Es probable que los animales, incluido el ganado, se vean amenazados por enfermedades en áreas donde esas enfermedades no eran previamente un problema. Ya están utilizando CRISPR para diseñar resistencia a enfermedades en varios animales, incluidas vacas, cerdos y pollos.

Las vacas producen mucho metano y ese metano contribuye al cambio climático. Producir bovinos que emitan menos metano a través de la tecnología CRISPR ya se está ensayando en la Universidad de Adelaida.

También los peces se ven amenazados por el cambio climático. En la acuicultura offshore el aumento de temperatura de las aguas puede propagar enfermedades entre las poblaciones agrícolas y silvestres. Si los peces alcanzan el peso del mercado más rápido que en las jaulas oceánicas, la producción tendría menor probabilidad de verse afectada. Hasta el momento, el único animal genéticamente modificado (GM) aprobado para consumo en EE. UU. y Canadá, es el salmón AquAdvantage desarrollado por AquaBounty Technologies en 1989. El gen regulador de la hormona del crecimiento en el salmón del Atlántico fue reemplazado por el gen con la misma función del salmón del Pacífico Chinook, el cual no está naturalmente presente en esa especie. Este gen permite que el salmón GM crezca durante todo el año, en lugar de solo durante la primavera y el verano.

Queda por ver si los animales diseñados por CRISPR serán regulados de la misma manera que los GM. Como en el caso de las plantas, los países pueden adoptar criterios diferentes. La Unión Europea está en el medio de un debate al determinar que las plantas modificadas por CRISPR u alguna otra de las llamadas New Breeding Techniques (NBT), deben tener el mismo tratamiento regulatorio que los GM producto de construcciones genéticas.  

Más en Frontera