El trasplante de microbioma fecal puede curar las infecciones por Clostridioides difficile

La mayoría de los casos de C. difficile ocurren luego de la toma de antibióticos.

Es un procedimiento adoptado en diversos centros del mundo como última alternativa en casos que no responden a antibióticos.

Clostridioides difficile (C.difficile) es uno de los cinco microorganismos resistentes a los antibióticos en la Lista de Amenazas Urgentes de los Centers for Diseases Control and Prevention (CDC) de EE. UU., la categoría principal de amenazas para la salud humana. Se estima que causa casi medio millón de enfermedades en los Estados Unidos cada año.

Noviembre es el mes de conciencia de C. difficile. Esta bacteria está asociada a la resistencia a los antibióticos. Cuando alguien tiene esta infección, duplica su riesgo de mortalidad, duplica la duración de su estadía en el hospital y duplica el costo de la estadía en el hospital.

C. difficile puede colonizar individuos sin causar síntomas detectables de infección. Los pacientes asintomáticos colonizados por C. difficile pueden presentar un riesgo potencial para otras personas susceptibles al actuar como reservorios de infección.

En teoría, cualquier persona que tome antibióticos está en riesgo de que su microbioma intestinal sea alterado por los mismos y esto lleva a la posibilidad de que C. difficile crezca. Este patógeno se establece así en el intestino y produce toxinas que dejan a los pacientes con diarrea severa que a menudo no responde a los tratamientos.

La mayoría de los casos de C. difficile ocurren cuando se ha estado tomando antibióticos, particularmente fluoroquinolonas. Pero existen factores de riesgo, como tener más de 65 años, hospitalizaciones recientes, un sistema inmunológico debilitado e una infección previa con C. difficile .

Ninguna vacuna para la infección por C. difficile se usa actualmente de forma generalizada, aunque algunas vacunas basadas en toxinas se encuentran actualmente en ensayos clínicos.

El trasplante fecal se viene usando como terapia para la colitis recurrente por C. difficile. Con el nombre de Fecal Microbiome Trasplant (FMT), el procedimiento consiste en trasplantar heces de un donante sano en el intestino de un paciente que padece infección recurrente por C. difficile, ya sea mediante colonoscopia, por vía oral con una cápsula o mediante un tubo nasogástrico o nasoduodenal.

Diversos estudios clínicos han demostrado que el trasplante fecal es más efectivo que los antibióticos para lograr una cura sostenida en personas con colitis recurrente por C. difficile y ya es un procedimiento adoptado en diversos centros del mundo como última alternativa en casos que no responden a antibióticos.

La Food and Drug Administration (FDA) de EE. UU. aprobó el procedimiento y ha dado guías de procedimiento para los trasplantes fecales, pero lo considera como un nuevo medicamento en investigación y no lo ha aprobado para uso general. Recientemente ha ampliado las recomendaciones en cuanto a las pruebas a realizar en los donantes ante dos casos de bacterias no deseadas en el donante.

Openbiome, una organización no gubernamental sin fines de lucros de EE. UU. funciona como un banco de heces para ampliar el acceso seguro a los trasplantes fecales y catalizar la investigación sobre el microbioma humano. La ONG tiene un programa de aseguramiento de la calidad, seguridad, monitoreo y trazabilidad.

La importancia del microbioma intestinal y su relación con diferentes enfermedades está impulsando otros estudios sobre el FMT y su probable uso en enfermedades inflamatorias intestinales o trastornos del neurodesarrollo.

Más en Frontera

Los drones aumentan la efectividad de la técnica de mosquitos estériles para controlar Dengue y Zika

El hallazgo permite el despliegue a gran escala del método para controlar vectores.

Un panel de expertos de EE. UU. desarrolla pautas de tratamiento para COVID-19

El documento proporciona información sobre las terapias antivirales y las basadas en el sistema inmune.

Después de la carne, las inversiones apuntan ahora al pescado de origen vegetal

Alrededor de 20 empresas de EE. UU. están trabajando en la tecnología.